Digest

 

Los antihistamínicos H1 se utilizan en distintas situaciones clínicas. Se consideran antihistamínicos de 2ª generación al astemizol, loratadina y terfenadina. Esta nueva generación de antihistamínicos presenta una eficacia similar a la anterior con la ventaja de una menor incidencia de sedación, pero se ha descrito toxicidad cardiovascular que debe prevenirse en pacientes de riesgo. La toxicidad cardiovascular se ha asociado a la administración de dosis superiores a las recomendadas, o bien, a concentraciones plasmáticas elevadas como consecuencia de alguna interacción farmacológica, en tratamientos con terfenadina y astemizol se han notificado efectos adversos a dosis habituales. Los insuficientes hepáticos o ancianos tienen riesgo de cardiotoxicidad por acumulación del fármaco. Y pacientes en tratamiento con itraconazol, ketoconazol, claritromicina, eritromicina y quinina también presentan este riesgo por interacciones metabólicas hepáticas. La terfenadina se ha retirado de algunos mercados europeos y se pretende su retirada en el americano. Parece ser que de estos antihistamínicos los que mayor incidencia confirmada de cardiotoxicidad son el astemizol y terfenadina, mientras que no se ha encontrado relación causal definitiva con loratidina y cetirizina.
Palabras claves:
  • REISGOS
  • COMPARACION
  • EFECTOS-ADVERSOS
  • INTERACCIONES
  • ANCIANOS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.