Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

En el estudio HOT ( Hypertension Optimal Treatment) se ha evaluado por primera vez, en forma prospectiva los valores óptimos que permiten reducir el riesgo cardiovascular (19000 pacientes entre 50 y 80 años; presión diastólica: 100-115 mmHg). La presión arterial debía reducirse, en tres grupos de pacientes, a valores <= 90, <= 85 y <= 80 mmHg. Además se utilizó un tratamiento en 5 etapas, según el cual, de acuerdo con el éxito del tratamiento, se administraba un antihipertensivo aislado o una asociación determinada de diversos principios activos (antagonistas del calcio, inhibidores del ECA, beta-bloqueantes, diuréticos). El 78% de los pacientes recibieron un tratamiento combinado. La presión sanguínea pudo reducirse una media de 20,3 a 24,3 mmHg (en los tres grupos se alcanzaron los valores de 85,2, 83,2 y 81,1). El beneficio máximo de la presión sanguínea, en lo concerniente a riesgo cardiovascular, se obtuvo con 139/83 mmHg. El riesgo de infarto de miocardio se redujo, en relación al grupo <= 90 mmHg, en 25% en el grupo <= 85 mmHg y en 28% en el grupo <= 80 mmHg. El descenso de la presión arterial resultó especialmente beneficioso para los pacientes diabéticos. El descenso de la presión por debajo de 120/70 mmHg no ofrecía ventajas suplementarias para los pacientes, pero tampoco inconvenientes. En general el tratamiento se toleraba bien y la tolerancia mejoraba a medida que duraba el tratamiento. Según el estudio HOT, la introducción consecutiva de un esquema progresivo hace posible el descenso de la presión a valores inferiores a 140/90 mmHg. Generalmente el objetivo sólo se alcanza gracias a la asociación de varios fármacos. Cuando el tratamiento permite un control progresivo de la presión arterial, es fiable y bien tolerado. Hoy en día, los valores superiores a 140/90 mmHg ya no son aceptables (para el autocontrol del paciente los valores no tendrían que exceder a 135/85 mmHg).
Palabras claves:
  • BENEFICIO
  • ASOCIACION
  • RIESGO
  • HIPERTENSION
  • EFICACIA
  • TRATAMIENTO

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.