Digest

 

Cerca de un tercio de los viajeros contraen una diarrea aguda, que generalmente es infecciosa, de origen bacteriano o de origen viral. También puede tener un origen parasitario. A falta de datos fiables sobre la calidad microbiológica del agua, es prudente tratar el agua de beber. ELIMINACION DE SUBSTANCIAS EN SUSPENSION: antes de cualquier tratamiento, hay que clarificar el agua por decantación durante varias horas y/o filtración con filtros de papel o de ropa. DESINFECCION POR EBULLICION: todos los microorganismos patógenos responsables de infección por vía hídrica se destruyen tras ebullición a 100ºC. Se aconseja hacer hervir el agua durante 1 minuto en general, y durante 3 minutos a partir de los 2000 metros. Para inactivar el virus de la hepatitis A, el tiempo ha de ser de 5 minutos. Para mejorar el gusto del agua hervida fría, se le puede añadir una pizca de sal, o airearla trasvasándola varias veces de un recipiente a otro. Cuando el agua se enfría, puede contaminarse de nuevo por lo cual es importante preparar recipientes adecuados para su conservación (bidones de polietileno alimentario, provistos de tapón). MICROFILTRACION: un aparato para el tratamiento del agua es eficaz contra la contaminación microbiana, si está equipado con un microfiltro, cerámica o membrana, cuyos poros sean de medida inferior a las de los huevos y larvas de parásitos (20 micrones), de los protozoarios (de 3 a 5 micrones) o de las bacterias (0,4 micrones). Ningún filtro portátil tiene un diámetro capaz de retener los virus (0,01 micron). En materia bacteriana y parasitaria, algunos datos limitados sugieren que aparatos de filtración portátiles son más eficaces que el tratamiento químico para la desinfección. DESINFECCION QUIMICA: la eficacia desinfectante difiere según la naturaleza de los agentes químicos. - Sales de plata: su eficacia es insuficiente para permitir la desinfección del agua. - Derivados clorados: actúan rápidamente contra la mayoría de las bacterias y numerosos virus, entre ellos el de la hepatitis A; pero son ineficaces contra las esporas, los huevos y los quistes de parásitos. Los derivados clorados considerados como más eficaces son el dicloro-isocianurato de sodio o trocloseno y el hipoclorito de sodio. - Yodo: actúa contra las bacterias, algunos virus, entre ellos el de la hepatitis A, y los protozoarios, incluídos los quistes. Se puede utilizar una solución alcohólica de yodo al 2%: 5 gotas por un litro de agua clara, 30 minutos de contacto; 12 gotas para un agua sospechosa de contaminación por Giardia (parásito). No obstante, esta forma de desinfección ha de ser ocasional y sólo durante algunos días a causa de los riesgos de efectos adversos tiroideos. CONSERVACION: el recipiente de conservación debe estar adaptado para impedir una contaminación. Hay que evitar especialmente los recipientes de bordes anchos. Un tratamiento químico permite una desinfección prolongada durante varias horas. En caso de guardarse durante varios meses puede utilizarse un tratamiento con sal de plata (MICROPUR).
Palabras claves:
  • CONSERVACION
  • DESINFECCION
  • DIARREAS
  • DOSIS
  • FILTROS
  • IODO
  • RIESGOS
  • SEGURIDAD
  • VIAJERO

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.