Digest

 

El diagnóstico y valoración del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) debe incluir información de distintos ámbitos. Aunque sus manifestaciones pueden ser distintas, siempre se presentan algunas características en más de un ámbito. Esto implica que se requiere una complicidad entre clínicos, educadores y padres. Los instrumentos específicos del TDAH proporcionan escalas que pueden ser útiles para valorar la evolución cuando se quiere evaluar la farmacoterapia. En el tratamiento del TDAH existen alternativas farmacoterapéuticas y psicosociales. Los psicoestimulantes generalmente producen mayor impacto sobre los síntomas centrales, sin embargo, actualmente la mayoría de especialistas consideran que la terapia combinada (medicamentos con psicoterapia) es la más adecuada. En algunos pacientes la psicoterapia puede ser suficiente. La farmacoterapia que actualmente se recomienda se basa en un estudio prospectivo, randomizado y a largo plazo (estudio MTA), en el que se muestra que la farmacoterapia es la estrategia primaria en el tratamiento del TDAH. El medicamento de primera línea es el metilfenidato, si éste no se tolera o la respuesta no es adecuada se cambiará a otro estimulante: dextroanfetamina o pemolina. Si los psicoestimulantes no funcionan la alternativa en imipramina. La dosis debe ajustarse de manera individualizada a cada paciente. Algunas farmacias ofrecen a los médicos de la zona la preparación de placebos similares a los medicamentos para valorar si éstos son eficaces o no y cual es la dosis óptima en cada paciente. Sin embargo, aún se considera un método de ajuste de dosis adecuado en ir incrementando paulatinamente la dosis, sin placebo. También la valoración del efecto del fármaco se realiza alternado fases de tratamiento con fases sin tratamiento para distinguir aquellos pacientes que realmente se benefician de la farmacoterapia. La monitorización continua es básica para optimizar la farmacoterapia del TDAH. Un factor importante en la monitorización del efecto es la administración de formas farmacéuticas convencionales o de liberación sostenida, ya que el pico máximo de niveles (y efecto) y la duración del efecto variará con implicaciones importantes. Por ejemplo, si los padres administran el medicamento por la mañana al niño y éste va a la escuela, es en la escuela donde más se va a observar el efecto y por lo tanto la percepción de la eficacia de los padres y los educadores diferirá. Lo mismo ocurre con los efectos adversos. Es estos casos pueden plantearse esquemas de tratamiento alternativos, o iniciar el tratamiento en fin de semana, para que los padres puedan observar los efectos que observan los educadores.
Palabras claves:
  • FORMULACION
  • IMIPRAMINA
  • DEXTRANFETAMINA
  • PEMOLINA
  • METILFENIDATO
  • VALORACION
  • RECOMENDACIONES
  • DOSIS
  • PLACEBO
  • PLANIFICACION
  • MONITORIZACION
  • CONSEJOS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.