Digest

 

Desde hace varios años se acumulan los índices a favor de la existencia de una relación entre algunos factores psicosociales y la aparición y la evolución de enfermedades cardiovasculares, especialmente la enfermedad coronaria. FACTORES DE PERSONALIDAD: a finales de los años 50, se había descrito por primera vez la personalidad de ""tipo A"", expuesta al riesgo cardíaco y caracterizada esencialmente por la ambición, la hostilidad y la excesiva dedicación al trabajo. No obstante, los estudios posteriores realizados sobre el riesgo cardíaco ligado al comportamiento de tipo A no habían dado resultados concordantes por lo que se procedió a modificaciones de este modelo. Según los resultados de estudios recientes, son, ante todo, las características de hostilidad, de desconfianza, de cólera y de cinismo las que acompañan a un mal pronóstico cardíaco y que se consideran como componentes ""tóxicos"" del comportamiento de tipo A. En un meta-análisis, la repercusión en el pronóstico negativo de la hostilidad se manifestó independiente de la forma de vida y, en opinión de los autores, la prevención de la enfermedad coronaria constituye una razón suplementaria de dar pruebas de amabilidad hacia el prójimo. ESTRES AGUDO Y CRONICO: el estrés ligado al trabajo es el objeto de los estudios más detallados. En 2000 empleados de sexo masculino, un ""job strain"" persistente durante 6 años (situación profesional caracterizada por mucha exigencia y muy poco poder de decisión) se asoció a un riesgo de muerte cardíaca multiplicado por 4. Igualmente desfavorable es la asociación de una gran exigencia con escaso reconocimiento. Otros muchos estudios confirman el efecto desfavorable de un estrés profesional negativo sobre la frecuencia de los episodios cardíacos y sobre la progresión de una aterosclerosis manifiesta. En lo que concierne a la incidencia de síndromes coronarios isquémicos agudos, los sucesos de la vida subagudos y agudos revisten una mayor importancia. Cuando se habla con ellos, los pacientes mencionan a menudo la existencia de situaciones estresantes o de estrés. No obstante no se profundiza mucho en estos factores porque no se consideran clínicamente significativos. La mayoría de los pacientes que sufren estrés crónico y que presentan trazos de personalidad graves de riesgo, probablemente no necesitan ninguna psicoterapia específica. Pero es importante reconocer estos factores para poder establecer el diagnóstico médico y observarlos a continuación. Ver ficha: ENFERMEDAD CORONARIA. Influencias psicosociales I.
Palabras claves:
  • ESTRES
  • PERSONALIDAD
  • HOSTILIDAD
  • INFARTO
  • RIESGO

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.