Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La bulimia nerviosa es el trastorno alimentario que se caracteriza por un consumo excesivo de alimentos y con alteraciones de comportamiento que pretenden evitar el incremento de peso, como la inducción al vómito. Su incidencia va aumentando, se estima que se presenta en el 2-3% de mujeres adolescentes y jóvenes. Los criterios diagnósticos de bulimia incluyen 2 impulsos de necesidad de comer grandes cantidades al menos 2 veces por semana durante 3 meses, la sensación de falta de control sobre el apetito durante el episodio, comportamiento de compensación inadecuado (tipo vómito) y excesivo control del peso y aspecto corporal. La mayoría de pacientes con bulimia nerviosa poseen un peso adecuado. El tratamiento de la bulimia nerviosa se realiza a través de 2 terapias distintas. La terapia psicológica, durante 4-6 meses, dirigida a la preocupación por el aspecto físico, el peso, la dieta, el impulso de comer y los vómitos. La terapia farmacológica con antidepresivos se ha utilizado para controlar los impulsos de comer, ya que se basa en la relación existente entre bulimia y alteraciones emocionales; varios antidepresivos han mostrado ser eficaces, aunque sólo la fluoxetina está aprobada por la FDA para el tratamiento de la bulimia. Los antidepresivos son eficaces a corto plazo, pero a largo plazo pierden su eficacia. El ondansetron, antiemético antagonista de la serotonina, ha mostrado ser eficaz en tres pequeños ensayos clínicos disminuyendo los impulsos de comer y los vómitos. Los resultados preliminares y a corto plazo parecen situar al ondansetron como una alternativa en aquellas pacientes en que los antidepresivos fracasan, aunque faltan más estudios para definir su lugar y su efecto a largo plazo.
Palabras claves:
  • VOMITOS
  • FLUOXETINA
  • PSICOTERAPIA
  • EFICACIA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.