Digest

 

El zipeprol es un antitusígeno calificado como no opiáceo, pero, desde 1984 se han descrito numerosos casos de toxicomanía relacionados con su empleo. La ingestión de dosis altas (0,75-6 g, 3-10 veces/día) produce un estado eufórico con alucinaciones esencialmente visuales pero también auditivas y táctiles. También se han descrito trastornos neurológicos graves (crisis convulsivas repetidas, a veces mortales) en caso de uso abusivo. El zipeprol podría también provocar trastornos neuropsíquicos incluso a dosis terapéuticas (75 mg, 2-3 veces/día). Recientemente se han publicado 2 observaciones: un episodio de agitación con alucinaciones y un síndrome de confusión, que aparecieron respectivamente a los 2 y 3 días de empezar el tratamiento y cuya evolución fue favorable en 48 horas tras la suspensión del mismo. El zipeprol no ha demostrado poseer ninguna ventaja terapéutica sobre los demás antitusígenos existentes. Su relación beneficio/riesgo es, por lo tanto, inaceptable.
Palabras claves:
  • ALUCINACIONES
  • ABUSO
  • CONVULSIONES
  • RIESGOS
  • DEPENDENCIA
  • DOSIS
  • EFECTOS-ADVERSOS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.