Digest

 

La evaluación clínica de la infertilidad está indicada cuando no se produce embarazo después de un año de relaciones sexuales sin protección, lo que tan solo se observa en un 15% de las parejas. En determinados casos, la valoración de una posible infertilidad debe ser anterior en determinados casos, como son mujeres con historia de oligomenorrea, amenorrea, edad superior a 35 años o aquellas mujeres en que se tiene conocimiento o sospecha de patología pélvica. El objetivo del estudio será descartar azoospermia, anovulación u obstrucciones en las trompas. Por ello, la mayoría de las parejas requieren análisis de semen, de la función ovulatoria, de la cavidad uterina y de la permeabilidad de las trompas. Con esta definición de infertilidad, la probabilidad de nacimiento de un hijo vivo en mujeres infértiles es inferior al 50%. Existe diversos factores de riesgo que afectan a esta probabilidad. Así, la duración de la infertilidad es un potente factor pronostico, de modo que las parejas con una infertilidad inferior a 3 años tienen 1.8 mas probabilidad de nacimiento de hijo vivo que aquellas parejas con una mayor duración de la infertilidad. La edad del varón también es importante, siendo la probabilidad de nacimiento exitoso 1.5 veces superior si el varón es menor de 30 años. Los desordenes de la ovulación están presentes en el 25% de los casos de parejas infértiles, siendo el caso más frecuente el síndrome de ovario poliquístico. Estas pacientes, a menudo responden bien al tratamiento con clomifeno. Así, en un estudio llevado a cabo con 201 mujeres sin ovulación con una media de 28 años y una duración media de la infertilidad de 1.9 años, y en tratamiento con clomifeno, un 36% de ellas lograron nacimientos de hijos vivos.. En las pacientes en que fracasa el clomifeno, otras alternativas son: los agentes sensibilizantes de la insulina, solos o en combinación con clomifeno; el tratamiento con gonadotropina, que ofrece mejores resultados en mujeres con signos de androgenización que en ovario poliquístico, y que puede dar lugar a embarazos múltiples; y la destrucción por laparotomía de los folículos ováricos, que es tan efectiva como la gonadotropina, pero sin tanto riesgo de embarazo múltiple. Los niveles elevados de prolactina también pueden dar lugar a una disminución del estradiol y perdida de ovulación. Estos casos se puede tratar con antagonistas dopaminérgicos como la bromocriptina.
Palabras claves:
  • OVARIO POLIQUÍSTICO
  • INSEMINACIÓN
  • EMBARAZO MÚLTIPLE
  • INFERTILIDAD

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.