Digest

 

Tratamiento del síndrome de retirada de sustancias sedantes (alcohol y benzodiacepinas): Los síntomas de retirada del alcohol deben ser evaluados cuidadosamente ya que la terapia se basará en la gravedad estos. De esta forma se necesita menos medicación y la desintoxicación es más rápida. Para la evaluación del tratamiento se utiliza una escala específica con las siguientes categorías: sudoración, ansiedad, temblor, alteraciones auditivas o visuales, agitación, nauseas y vómitos, alteraciones táctiles, dolor de cabeza y orientación. La principal medicación utilizada en el tratamiento del síndrome de abstinencia del alcohol es: -Benzodiacepinas: Son el tratamiento de elección. Se prefieren las de larga acción como el diazepam o clordiazepóxido. Estos fármacos reducen la gravedad de los síntomas de retirada. Además, reducen el riesgo de convulsiones y delirium tremens. -Anticonvulsivantes: Se utiliza principalmente la carbamacepina, la fenitoína es poco eficaz. Actúa disminuyendo la gravedad de los síntomas. -Agentes adyuvantes: Los beta-bloqueantes como el atenolol o propranolol mejoran los signos vitales y la ansiedad. Los alfa-agonistas como la clonidina reducen la gravedad de los síntomas pero no tiene efecto anticonvulsivante. Las fenotiazinas y el haloperidol reducen los signos y síntomas El tratamiento de la dependencia de benzodiacepinas o barbitúricos puede realizarse utilizando dosis menores del fármaco que provoca la dependencia o sustituirlo por una benzodiacepina de larga acción o fenobarbital, reduciendo la dosis de forma gradual durante 2 semanas. Tratamiento del síndrome de retirada de opioides: La presentación clínica es similar a un caso grave de gripe con otros síntomas como dilatación pupilar, nauseas, vómitos o diarrea. El tiempo hasta el inicio de los síntomas depende de la vida media de la droga. El tratamiento del síndrome de retirada incluye los siguientes fármacos que disminuyen la gravedad de los síntomas: -Agonistas opioides: Los más utilizados son la metadona y la buprenorfina. -Fármacos no opioides: Se usa la clonidina y la lofexidina Asimismo, existen protocolos de desintoxicación rápida y ""ultra rápida"" que combinan diferentes fármacos: naloxona o naltrexona, clonidina, sedantes, antieméticos, analgésicos y anestésicos. Tratamiento del síndrome de retirada de sustancias estimulantes (cocaína y anfetaminas): Este síndrome puede producir disforia con sueño, apetito, y alteraciones motoras clínica y neurobiologicamente similares a las que se producen en las alteraciones depresivas. Se utilizan fármacos como neurolépticos y benzodiacepinas para tratar la toxicidad aguda. Los fármacos que se usan para disminuir los síntomas del síndrome de retirada como el metilfenidato, propranolol, desipramina o bupropión son poco eficaces.
Palabras claves:
  • ALCOHOL
  • DROGAS
  • SÍNDROME DE RETIRADA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.