Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El tratamiento del dolor cervical se puede enfocar de un modo conservador, con fármacos o con fisioterapia. La mayoría de los casos no requieren tratamiento y basta con una terapia conservadora que incluye reposo, antiinflamatorios, como paracetamol o AINEs, y rehabilitación. En las primeras horas de un episodio agudo, la aplicación de frío, con una bolsa de hielo, evitando su aplicación directamente sobre la piel, puede reducir la inflamación y el dolor. Por el contrario, una vez superada la fase aguda, puede ser útil la aplicación de calor para reducir el dolor. También puede estar indicada la inmovilización con un collarín blando, pero durante periodos cortos de tiempo, es decir, menos de 10 días. Con esta inmovilización se consigue el descanso de los músculos cervicales. En cuanto al tratamiento farmacológico, las asociaciones de AINEs con cafeína o derivados opiáceos como codeína han mostrado mucha utilidad. También se puede recurrir a fármacos relajantes musculares. En esta patología también tienen utilidad los denominados analgésicos coadyuvantes, es decir aquellos fármacos, como antidepresivos o anticonvulsivantes, que no siendo analgésicos, limitan la transmisión del dolor por la vía nerviosa, y estimulan la liberación de endorfinas, con lo que mejoran la efectividad de los analgésicos. La terapia con corticoides, por vía oral durante 5-7 días, o con inyectables semanales durante 3-5 semanas se ha mostrado efectiva. Así mismo, la asociación de vitamina B1, B6, B12 puede acelerar el alivio del dolor y la recuperación funcional. Esto permite un retorno más rápido a las actividades laborales y familiares, así como una disminución de las dosis de antiinflamatorios, y con ello sus efectos adversos. Este complejo vitamínico a largo plazo también puede reforzar el sistema nervioso y muscular que es el más afectado en las cervicalgias. La fisioterapia mejora el tono y fortaleza de la musculatura de la zona, ayudando a prevenir la cervicalgia recurrente. En los casos más graves se puede llegar a requerir un tratamiento quirúrgico, lo cual se recomienda en casos en que se presenta un dolor inhabilitante, que causa depresión o bajo estado de animo, y que se presenta en pacientes con un buen estado de salud. Otras terapias a las que se puede recurrir son la tracción, que permite aliviar la presión sobre los nervios de la zona cervical, la estimulación eléctrica transcutánea y la quiropráctica
Palabras claves:
  • DISCO INTERVERTEBRAL
  • RELAJANTES MUSCULARE
  • CUELLO
  • ANTIINFLAMATORIO
  • CEVICALGIA
  • DOLOR
  • CERVICAL

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.