Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Las isoflavonas de la soja han demostrado su eficacia en el tratamiento de los síntomas típicos del síndrome climatérico. Hasta hace unos pocos años, la soja era únicamente utilizada por las mujeres asiáticas, pero actualmente ha experimentado un auge importante y aumentan los preparados que la contienen.

Diversos trabajos han encontrado además cierto potencial anticancerígeno en los fitoestrógenos. Aunque todavía los datos son limitados, hoy por hoy la fitoterapia basada en esta planta se convertido en una opción alternativa a la terapia hormonal sustitutiva (THS).

Los fitoestrógenos son compuestos no esteroideos, derivados de plantas que han demostrado tener algún tipo de actividad estrogénica. Actúan como un estrógeno débil o promueven precursores de sustancias que afectan a la actividad estrogénica. Se clasifican en cuatro grupos químicos: lignanos, isoflavonas, cumestanos y lactonas del ácido resorcílico. Estas moléculas se encuentran en distintas plantas (cereales, legumbres, hortalizas y frutas), pero la soja parece ser la fuente más importante.

La estructura química de los fitoestrógenos es parecida a la del estradiol, principal hormona esteroídica femenina producida en el ovario, por lo que actúan como agonistas estrogénicos de acción débil de los receptores estrogénicos beta, localizados en el cerebro, corazón, arterias y huesos. En su forma natural en los vegetales, se encuentran como precursores inactivos, necesitando de la acción enzimática de las bacterias intestinales para su activación. Por ello, la importancia de la flora intestinal propia de cada persona en el metabolismo y absorción de los fitoestrógenos resulta evidente, por lo que cualquier modificación de la misma, ya sea por acción de los antibióticos o de enfermedades gastrointestinales, ha de ser tenida en cuenta. Una elevada ingestión de fibra puede dificultar su absorción. Por último, señalar que las isoflavonas presentan circulación enterohepática y sufren efecto de primer paso. Además de la alteración de la flora bacteriana, hay otros factores que pueden alterar la respuesta esperada en el tratamiento con isoflavonas, entre los que podemos citar: hiperactividad hepática (medicamentos, tabaco), ausencia de receptores estrogénicos beta y alteraciones en el volumen de distribución. Para evitar estos factores, y con ello la disminución o ausencia de respuesta al tratamiento con isoflavonas vía oral se recomienda:

1-Administrar las isoflavonas con alimentos, particularmente con hidratos de carbono, ya que así las bacterias intestinales proliferan y se facilita la transformación en las formas activas.

2-Evitar comidas ricas en grasas ya que disminuyen la proliferación bacteriana.

3-Una dieta rica en alimentos probióticos y prebióticos para favorecer una flora intestinal lo mas rica posible.

4-Abandonar el hábito tabáquico, ya que el tabaco es un potente inductor enzimático hepático, tiene acción anti-estrogénica y acelera el catabolismo de los estrógenos.

Palabras claves:
  • CANCER
  • CLIMATERIO
  • ESTRÓGENOS
  • ISOFLAVONAS
  • MENOPAUSIA
  • SOFOCO
  • SOJA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.