Digest

 

La investigación epidemiológica disponible apoya con gran uniformidad que la práctica regular de actividad física supone un importante beneficio para la salud, mientras que su ausencia constituye un importante perjuicio. Sus principales beneficios son la disminución del riesgo cardiovascular, del riesgo de obesidad, diabetes mellitus e intolerancia a hidratos de carbono, osteoporosis, enfermedades mentales (ansiedad, depresión) y determinados tipos de cáncer (colon, mama y pulmón), aunque para la relación inversa entre actividad física y cáncer la evidencia no es tan abundante ni uniforme. Los estudios epidemiológicos sobre actividad física son consistentes y muestran resultados muy uniformes en cuento a los beneficios de su práctica y los riesgos de los estilos de vida sedentarios. La prevalencia de estilos de vida sedentarios es alta en la actualidad, por los que es necesario analizar las actitudes de la población de cara a la introducción de cambios en su nivel de actividad física e impulsar intervenciones dirigidas a su promoción, integrándolas en la práctica clínica diaria. Un objetivo sencillo y alcanzable por toda la población es ""acumular al menor 30 minutos de actividad física de intensidad moderada en casi todos, o mejor todos, los días de la semana"".
Palabras claves:
  • ACTIVIDAD FÍSICA
  • SEDENTARISMO
  • BENEFICIOS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.