Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La gota es un problema médico común que afecta al 1 % de la población de los países desarrollados. La hiperuricemia es un factor clave en la enfermedad pero no la causa inevitablemente. Otros factores de riesgo son la hipertensión, el uso de tiazidas y diuréticos del asa, la obesidad y la ingesta alta de alcohol. Los síntomas clásicos de gota son ataques recurrentes y dolorosos con inflamación monoarticular o oligoarticular. Un diagnóstico definitivo requiere la identificación de cristales de urato en la articulación y la exclusión de infección. Los niveles séricos de urato habitualmente son normales durante los ataques agudos de gota. Los AINES son considerados fármacos de primera línea en el tratamiento de los ataques agudos de gota. Los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa-2 son una alternativa en pacientes con contraindicaciones gastrointestinales para el uso de AINES. Los opioides son ampliamente utilizados pero no se han evaluado en ensayos clínicos controlados. Los corticoides o la inyección subcutánea de corticotropina se consideran terapias alternativas. La colchicina intravenosa no se debe utilizar para el ataque agudo de gota debido a que los efectos adversos son graves e incluso letales. La colchicina oral también se considera un tratamiento útil en el ataque agudo de gota, pero no se recomiendan tratamientos prolongados. En el tratamiento a largo plazo para disminuir el ácido úrico (justificado por la presencia de tofos, ataques frecuentes de gota o sobreproducción de ácido úrico documentada) el alopurinol o potentes agentes uricosúricos como el probenecid son igualmente eficaces como tratamientos de primera línea en ausencia de sobreproducción de uratos o fallo renal. Es importante tener en cuenta la posibilidad de que el paciente presente hipersensibilidad al alopurinol. Una reducción en el consumo de alcohol y no utilizar diuréticos en el tratamiento de la hipertensión pueden promover una disminución de los niveles de urato y ayudar en el tratamiento a largo plazo de la gota.
Palabras claves:
  • GOTA
  • DIAGNÓSTICO
  • TRATAMIENTO

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.