Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La tos es una respuesta del organismo que defiende al árbol respiratorio de cuerpos extraños o de una excesiva acumulación de moco. Se presenta con más frecuencia en invierno y asociada a procesos gripales o catarrales, y con menos frecuencia a otras patologías, como rinitis o bronquitis. La tos se puede originar por diversas causas, infecciosas (que suelen producir moco), alergias, cambios de temperatura, ambientes contaminados, fármacos y patologías respiratorias o gastrointestinales mas o menos graves. Destaca sobre todas por su elevada incidencia la EPOC. La tos puede ser productiva, es decir destinada a expulsar secreciones o cuerpos extraños, o improductiva que se da por estímulos irritativos y no se acompaña de expectoración. Solo la productiva tiene un sentido fisiológico, mientras que la improductiva es fatigante, agrava la irritación y es un mecanismo de diseminación de gérmenes. Puede incluso asociarse a vómitos. Por todo ello, esta tos debe evitarse. Cuando la tos es improductiva por que la secreción es muy viscosa o esta muy encajada en la parte superior de tracto respiratorio, se puede buscar aumentar la eficacia de la tos mediante la disminución de la viscosidad del moco, el aumento del aclaramiento mucociliar y la broncodilatación, utilizando para ello mucolíticos y expectorantes. Para modificar la secreción bronquial contamos con fármacos como los mucolíticos que disminuyen su viscosidad, al modificar las características fisicoquímicas del moco, o los expectorantes que facilitan la eliminación del moco, es decir que activan la expulsión de esputo, bien aumentando su volumen hídrico o estimulando el reflejo de la tos. El uso de ambas estrategias continúa actualmente siendo objeto de controversias y debates. Estos fármacos están indicados cuando las condiciones del proceso de secreción y transporte de moco están alteradas, complicando la eliminación del esputo. Este es el caso de bronquitis crónicas, mucoviscidosis, asma bronquial y bronquiestacsias. No deben utilizarse en infecciones agudas bacterianas o virales y enfermos con bronquitis reactivas que tienen buena capacidad para vaciar su secreción traqueobronquial espontáneamente.
Palabras claves:
  • EXPECTORANTE
  • TOS
  • MUCOLITICO
  • EPOC.
  • BRONQUITIS
  • SECRECCIÓN BRONQUIAL

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.