Digest

 

La patogenesis de la trombosis venosa incluye 3 factores: daño en la pared de la vena, estasis venosa y hipercoagulabilidad. Una vez la trombosis venosa profunda ha sido diagnosticada, el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y prevenir la embolización y las recurrencias. La terapia inicial se puede realizar con heparina no fraccionada, con heparina de bajo peso molecular o con agentes trombolíticos. Los filtros de la vena cava inferior están indicados en pacientes en los que está contraindicada la anticoagulación o en los que el tratamiento haya fallado. La terapia a largo plazo se debe hacer con warfarina u otro cumarínico, estos fármacos disminuyen el número de recurrencias. El tratamiento con heparina y warfarina se debe iniciar a la vez para suspender la heparina como mínimo 5 días después, cuando se alcance el INR deseado. En los pacientes con cáncer estaría indicado realizar un tratamiento más largo con heparina de bajo peso molecular. La duración del tratamiento con anticoagulante debe ser de al menos 3 meses. En los pacientes con trombosis idiopática la duración del tratamiento debe ser mayor, unos 6 meses. Finalmente, los autores recomiendan tratamiento indefinido en pacientes con alto riesgo de trombofilia.
Palabras claves:
  • Trombosis venosa profunda
  • Heparina
  • Warfarina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.