Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El único distintivo del trastorno bipolar es la manía. Se caracteriza por euforia, hiperactividad sin necesidad de dormir e incremento del optimismo que puede alterar el juicio del paciente. Algunos pacientes alternan los episodios de manía con los de depresión pero otros no. Según gravedad de los episodios de manía, se diferencia el trastorno bipolar I y el trastorno bipolar II, en este último los episodios de manía son menos graves. Existe una clara predisposición genética en el trastorno bipolar, lo que ha llevado a realizar múltiples estudios genéticos. Pero los resultados obtenidos hasta ahora no son lo suficientemente robustos para ser utilizados en el consejo genético. El litio, el ácido valproico o la carbamazepina han mostrado ser eficaces como monoterapia en el tratamiento de los episodios agudos de manía. De todas formas como el inicio de la actividad de estos fármacos es lento, se recomienda iniciar el tratamiento añadiendo un neuroléptico típico o atípico. Los episodios de depresión responden bien a antidepresivos tricíclicos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina e inhibidores de la monoamina oxidasa. De todas formas, se debe tener en cuenta que el tratamiento de la depresión puede provocar un cambio de la depresión a la manía, por lo que se recomienda no tratar a los pacientes que hayan tenido un episodio peligroso de manía. El litio ha mostrado ser eficaz tanto en el tratamiento de la manía como en la profilaxis del trastorno bipolar. El fármaco tiene un estrecho margen terapéutico por lo que se deben monitorizar los niveles plasmáticos. Otros fármacos que han mostrado ser eficaces como profilaxis son la carbamazepina y el ácido valproico y los nuevos antiepilépticos, el topiramato y la lamotrigina. Estos fármacos se deberían usar en pacientes en los que el litio provoca importantes efectos adversos o que no responden al tratamiento con litio. Las benzodiazepinas pueden ser útiles en el tratamiento de la manía ya que reducen la tensión y mejoran el sueño. Otros fármacos utilizados en el tratamiento y profilaxis del trastorno bipolar son los neurolépticos, especialmente los atípicos.
Palabras claves:
  • Trastorno bipolar
  • Manía
  • Depresión
  • Litio

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.