Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La fibrosis quística es una enfermedad genética que afecta a glándulas exocrinas, alterando la secreción de éstas. Como consecuencia de esto, las secreciones a nivel pulmonar son más espesas y esto favorece el crecimiento bacteriano; el patógeno que con más frecuencia afecta a pacientes con fibrosis quística es Pseudomonas aeruginosa. La solución de tobramicina para inyección y tobramicina polvo para inyección libre de conservantes, se ha utilizado para el tratamiento de Pseudomonas aeruginosa. Pero actualmente existe una solución de tobramicina formulada específicamente para nebulización. Esta nueva formulación permite tener una concentración de fármaco superior a nivel pulmonar y una mejor tolerancia local (menor incidencia de broncoespasmo, que con las formulaciones anteriores). La tobramicina inhalada nos permite conseguir altas dosis de ésta a nivel pulmonar, minimizando así el riesgo de efectos adversos relacionados con los aminoglucósidos (nefrotoxicidad, ototoxicidad, bloqueo neuromuscular). La solución de tobramicina para nebulización está indicada en el tratamiento de Pseudomonas aeruginosa en pacientes > 6 años con fibrosis quística. La dosis recomendada es de 300 mg/12 h en periodos alternados (28 días de tratamiento y 28 de descanso), y debe ser inhalada durante un periodo de 15 minutos. No hay recomendaciones acerca de la duración del tratamiento. Se deberá usar con precaución en pacientes con disfunción renal, auditiva, vestibular o neuromuscular. Sin embargo, sus limitaciones radican en que no se ha establecido claramente el cambio en la susceptibilidad de Pseudomonas aeruginosa a este antibiótico y el aumento de colonización fúngica durante el tratamiento con tobramicina.
Palabras claves:
  • Tobramicina inhalada
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Fibrosis quística

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.