Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La forma más útil de clasificar las infecciones del tracto urinario (ITU) es en no complicadas y complicadas. Las complicadas son aquellas que cursan con bacteriuria y alguno de los siguientes factores de riesgo: anomalías del tracto urinario que alteran el libre flujo de orina, patologías sistémicas o situaciones que predisponen a sufrir infecciones o la presencia de dispositivos en el aparato urinario (sondas, catéteres, etc.). Las ITU complicadas pueden causar daño renal grave y aumentar la mortalidad. Tradicionalmente se han considerado que las ITU en el varón son siempre complicadas. En la mujer joven la mayoría de las infecciones no son complicadas. Muchas ITU complicadas suelen estar causadas por gérmenes distintos de Escherichia coli y son relativamente resistentes a los antimicrobianos. Por ello es importante conocer los patrones de resistencia antibiótica del área. Debido al empleo abusivo de algunos fármacos han ido apareciendo resistencias, especialmente a las aminopenicilinas y fluorquinolonas. En el tratamiento, además de una terapia antimicrobiana efectiva, se han de restaurar las funciones renal y miccional alteradas. En el manejo de la ITU complicada tiene mucha relevancia la realización de una buena historia clínica y el estudio microbiológico para verificar el diagnóstico, si bien es cierto que los resultados del antibiograma se demoran y obligan a utilizar un tratamiento antibiótico empírico. En cuanto a los gérmenes implicados, a los gramnegativos habituales en las ITU (E. coli, Proteus sp., Klebsiella sp.) se suman Pseudomonas aeruginosa, Enterobacter sp., Serratia sp., y Acinetobacter sp; gérmenes oportunistas grampositivos como Staphylococcus aureus, Streptococcus coagulasa negativo, Streptococcus del grupo B, Enterococcus sp., Corynebacterium urealyticum; hongos como Candida sp.; o parásitos como Schistosoma sp., endémicos en algunas zonas del planeta. En ocasiones existen anaerobios, como en los abcesos renales o prostáticos, y en otras, las infecciones son polimicrobianas. Por último, se revisan los tratamientos antibióticos empíricos en los diferentes tipos de ITU complicadas: en la embarazada, en caso de cistitis, en el paciente neutropénico, en el paciente transplantado renal, asociada a la utilización de catéteres y en el shock séptico de origen urológico.
Palabras claves:
  • l-carnitina
  • suplemento dietético
  • cardiopatía
  • fatiga
  • INFECCIÓN URINARIA COMPLI
  • EMBARAZO
  • DIABETES
  • TRANSPLANTE RENAL
  • CISTITIS
  • PIELONEFRITIS

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.