Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El síndrome de Stevens-Johnson es una enfermedad cutánea poco frecuente pero que compromete el pronóstico vital y se caracteriza por la formación de vesículas a nivel de las membranas mucosas (sobre todo la boca, los ojos y la vagina) así como también otras regiones cutáneas. En Estados Unidos la incidencia es de 1: 6000000 pero con toda seguridad, la cifra real es más alta. La enfermedad empieza con fiebre intensa, dolores de cabeza, tos y dolores en los miembros. Después aparece un exantema que recuerda mapas geográficos con formación de vesículas en la cara y en el tronco. En los casos graves, la formación de vesículas en la cavidad bucal puede provocar problemas de deglución y trastornos del lenguaje. Los ojos pueden inflamarse y llenarse de pus y, para terminar, un deterioro de la córnea puede producir ceguera. Cuando la formación de vesículas afecta a las vías urinarias, puede producirse una emisión de orina incompleta y dolorosa. El síndrome de Stevens-Johnson puede desencadenarse por infecciones víricas y bacterianas, por enfermedades malignas (por ejemplo, un linfoma) o por medicamentos. Entre los medicamentos tomados durante períodos cortos figuran, en primer lugar, las sulfamidas antibióticas, las aminopenicilinas, las quinolonas y las cefalosporinas. En lo concerniente a medicamentos tomados a largo plazo existe un aumento del riesgo con la carbamazepina (TEGRETOL), la fenitoína, el ácido valproico (DEPAKINE) y los AINE de la clase de los oxicams. Dado que en Estados Unidos se habían notificado algunos casos de síndrome de Stevens-Johnson después de la toma de ibuprofeno(esencialmente en niños; el ibuprofeno es de venta libre en este país), se ha realizado un estudio sobre el riesgo de síndrome de Stevens-Johnson asociado a la toma de AINE. Sin embargo,, no se ha podido evidenciar ningún aumento del riesgo relacionado con el ibuprofeno. CONCLUSION: parece que el riesgo de síndrome de Stevens-Johnson asociado al ibuprofeno es muy débil. Se puede asegurar a los pacientes que el empleo de ibuprofeno está considerado seguro.
Palabras claves:
  • IBUPROFENO
  • AINE
  • ANTIINFLAMATORIOS
  • NO ESTEROIDEOS
  • RIESGOS
  • EFECTOS ADVERSOS
  • SINDROME DE STEVENS-JOHNS
  • COMPLICACIONES
  • LESIONES CTANEAS
  • CEGUERA

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.