Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El glaucoma es una lesión progresiva del nervio óptico que puede causar ceguera. Su principal factor de riesgo es tener la presión intraocular (PIO) elevada, otros factores son la edad (>40 años), raza negra, antecedentes familiares, miopía y diabetes mellitus. Hay cinco grupos farmacológicos usados para reducir la PIO: beta-bloqueantes, simpaticomiméticos, prostaglandinas, inhibidores de la anhidrasa carbónica y parasimpáticomiméticos. Entre los beta-bloqueantes el timolol es el más usado, siendo el más coste-efectivo. No provoca alteraciones en la acomodación del cristalino pero está contraindicado en pacientes cardiópatas y asmáticos. Los simpaticomiméticos (clonidina, apraclonidina, brimonidina y dipivefrina) se usan cuando los beta-bloquantes están contraindicados. Puede aparecer tolerancia, por lo que sólo están autorizados para tratamientos cortos. Los derivados de las prostaglandinas (latanoprost, bimatoprost y travoprost) son el grupo de más reciente aparición. Son los que reducen más la PIO. Tienen la ventaja de administrarse una sola vez al día pero tienen un coste más elevado. No son de primera elección. Los inhibidores de la anhidrasa carbónica (acetazolamida y diclofenamida) son de administración oral. Presentan efectos adversos que limitan su utilidad (somnolencia, anorexia, alteraciones digestivas,...) y se restringe su uso cuando fracasan los tratamientos tópicos. La dorzolamida y la brinzolamida se usan vía tópica, siempre asociados a beta-bloqueantes. Los parasimpaticomiméticos (pilocarpina) son tan eficaces como los beta-bloqueantes, pero tienen el inconveniente de administrarse cuatro veces al día, provocar miosis y defectos en la acomodación del cristalino. Conclusión: los beta-bloqueantes (timolol) en monoterapia son el tratamiento de elección. Se pueden asociar a inhibidores de la anhidrasa carbónica (brinzolamida) o a derivados de prostaglandinas en caso de fracaso terapéuticos. Los fármacos simpaticomiméticos son de última elección.
Palabras claves:
  • glaucoma
  • PIO
  • timolol
  • latanoprost
  • brinzolamida
  • brimonidina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.