Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

En 2005 se ha comercializado en España el aripiprazol, un agente antipsicótico atípico que actúa sobre los síntomas positivos y negativos de la esquizofrenia. A diferencia con otros fármacos de este grupo que actúan como antagonistas de los receptores D2 de la dopamina el mecanismo del aripiprazol se basa en la acción de agonista parcial para estos receptores. Ha sido definido como un estabilizador del sistema dopaminérgico: actúa como antagonista dopaminérgico cuando los niveles de dopamina cerebrales son elevados (control de síntomas positivos) y como agonista cuando los niveles cerebrales de dopamina son bajos (control de síntomas negativos y cognitivos) Los efectos extrapiramidales o hiperprolactinemia que se podrían derivar de esta acción sobre los receptores D2 de dopamina no se producen de forma significativa. La molécula de aripiprazol está relacionada estructuralmente con otros antipsicóticos, especialmente con el haloperidol. Es también un potente agonista parcial de los receptores 5HT1A de la serotonina y antagonista de los receptores 5HT2A, acciones relacionadas con la mejora de los síntomas negativos, depresivos y cognitivos. Su eficacia y seguridad clínicas han sido estudiadas mediante ensayos clínicos controlados con placebo y con otros antipsicóticos (haloperidol o risperidona), utilizando la escala PANSS (positive and negative symptoms scale) para la valoración de los síntomas psicóticos. No existe una relación directa entre la dosis empleada y el nivel de respuesta observado en los pacientes. La dosis habitual de mantenimiento es 15 mg/día. El perfil de seguridad es aceptable, similar al de la ziprasidona, pero se debe tener el cuenta el riesgo de interacciones farmacocinéticas por el metabolismo hepático a través del citocroma P45O (isoenzimas CYP3A4 y CYP2D6) Su eficacia antipsicótica ha quedado contrastada frente a placebo en síntomas positivos, negativos y otras alteraciones como depresión, ansiedad o agitación. Muestra mayor efecto sobre los síntomas positivos que sobre los síntomas negativos, característica común para todos los antipsicóticos. Por otro lado los estudios comparativos muestran una cierta superioridad sobre haloperidol (especialmente en el control de síntomas negativos) pero no se aprecian diferencias significativas con risperidona. Así pues la valoración global es que no aporta ninguna innovación farmacológica ni clínica en el tratamiento de la esquizofrenia, es una alternativa eficaz y segura pero sin ventajas significativas frente a los antipsicóticos atípicos más modernos.
Palabras claves:
  • esquizofrenia
  • antipsicótico
  • síntomas positivos
  • síntomas negativos
  • receptores dopaminérgicos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.