Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La hepatitis B es un problema a nivel mundial. Se calcula que existen en el mundo 350 millones de personas infectadas, y que el 75% de la población mundial vive en regiones con altas tasas de infección. El virus de la hepatitis B se encuentra en los fluidos corporales de la persona infectada. La forma más frecuente de transmisión a nivel mundial es la vertical, de madre a hijo y ocurre sobretodo en los países en vías de desarrollo. El resto de transmisiones se dan por compartir jeringuillas contaminadas, por contacto sexual (más frecuente ente homosexuales) y por viajar a zonas endémicas. La infección tiene un periodo de incubación de entre 45 y 120 días en los cuales el paciente experimenta malestar, náuseas, vómitos, anorexia y dolor de cabeza. La ictericia ocurre en 30-50% de los adultos, pero sólo en el 10% de los niños. El marcador más temprano de infección es la presencia del antígeno de superficie (HBsAg) en sangre, acompañado de un aumento en las transaminasas entre 3 y 100 veces el límite superior normal. En el 95% de los adultos esta infección aguda remite espontáneamente al cabo de 4-12 semanas. Esta recuperación se constata por la desaparición del HBsAg y la presencia de los anticuerpos para este antígeno (anti-HBs). Si el HBsAg permanece durante más de 6 meses en sangre, es indicativo de que la infección se ha cronificado. Otros marcadores frecuentes de infección crónica son la presencia de anticuerpos contra el core del virus (anti-HBc) y el HBeAg, indicativo de replicación viral y potencial infectivo. Un 20% de los pacientes con infección crónica progresan a cirrosis, de los que un 9% desarrollará un carcinoma hepatocelular. La principal medida para evitar el contagio es evitar contactos de riesgo con personas infectadas: usar el preservativo en las relaciones sexuales y no compartir jeringuillas. El virus de la hepatitis B es muy resistente y puede persistir en superficies como maquinillas de afeitar, cepillos de dientes y toallas hasta una semana, por lo que estos utensilios domésticos no se deben compartir. La vacunación es una medida muy eficaz y recomendada por la OMS, pero no está instaurada en el calendario vacunal de todos los países. La infección aguda se resuelve espontáneamente sin necesidad de tratamiento. El objetivo en el tratamiento de la hepatitis B crónica es evitar que progrese a cirrosis o a carcinoma hepatocelular. Existen 4 principios activos autorizados para el tratamiento de la hepatitis B crónica: interferón, peginterferón, lamivudina y adefovir dipivoxil. El interferón se administra por vía subcutánea tres veces por semana y consigue la seroconversión en el 35% de pacientes. El interferón pegilado (peginterferón) tiene unas tasas de seroconversión similares, y además tiene como ventaja una administración semanal. Lamivudina y adefovir dipivoxil son los dos únicos fármacos que se administran por vía oral. Lamivudina fue el primero que se utilizó, provoca la seroconversión en 40% de pacientes, es bien tolerado, pero los pacientes desarrollan resistencias rápidamente (60% de resistencias a tres años). Adefovir dipivoxil se utiliza en los casos de resistencia a lamivudina, con unas tasas de seroconversión comparables.
Palabras claves:
  • hepatitis B
  • tratamiento
  • prevención

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.