Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La enuresis nocturna -emisión involuntaria de orina durante la noche en ausencia de causa orgánica (15 a 20% de los niños de 5 años, 5% de los niños de 10 años y 2 a 3% de los niños de 12 a 14 años). En cerca del 1% la sintomatología persistitiría también pasados los 15 años. Sea cual fuere la edad, uno de cada 6 o 7 niños afectados se vuelve limpio cada año. Los problemas psíquicos son más bien la consecuencia que la causa de la incontinencia nocturna. Por el contrario, figuran en primer plano en caso de enuresis nocturna secundaria, cuando el niño ya se ha vuelto limpio. La prevalencia es especialmente alta en los niños que están en instituciones. Ningún estudio controlado ha analizado a partir de qué edad conviene iniciar un tratamiento, pero parece oportuno informar y tranquilizar al niño antes de los 7 años. Desde un punto de vista terapéutico - y junto con sistemas para despertar (pantalones o colchón que emitan un sonido), reducción de la cantidad de líquido por la noche y sistemas de recompensa - se prescriben medicamentos como los antidepresivos. La desmopresina (MINIRIN y otros), un análogo de síntesis de la vasopresina, parece prescribirse con frecuencia para esta indicación y en las recomendaciones se le cita como medicamento de primera elección. Al contrario de la vasopresina endógena, la desmopresina prácticamente no influye en el diámetro vascular pero posee propiedades antidiuréticas más pronunciadas y por ello provoca una reabsorción de agua mayor de la orina primaria. En consecuencia se reduce la cantidad de orina, lo que se aplica en el plano terapéutico en los casos de diabetes insípida y de enuresis nocturna.. Existe un meta-análisis de la ""Cochrane Collaboration"" sobre la eficacia de la desmopresina. La mayoría de los trabajos se realizaron con administración intranasal. En comparación con un placebo, 10 mcg a 60 mcg de desmopresina intranasal reducen la frecuencia de la incontinencia nocturna de uno a dos casos de media - de cuatro o cinco a tres casos - por semana. No se distingue una relación dosis-efecto clara. CONCLUSION: el análisis se basa en estudios de una calidad mediocre. El tratamiento es puramente sintomático y el beneficio se limita al período de la toma. Una manifestación adversa infrecuente pero potencialmente mortal es la intoxicación hídrica con hiponatremia y crisis convulsivas. Teniendo en cuenta el resultado insatisfactorio de los estudios y este efecto peligroso, los autores consideran -en caso de padecimiento psíquico- que la desmopresina constituye una opción terapéutica cuando otras posibilidades no han tenido éxito. Es importante incluir a padres e hijos en la decisión terapéutica e informarles detalladamente de los riesgos.
Palabras claves:Ninguna

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.