Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Bajo el concepto genérico de dermatofitosis (Tinea: enfermedades fúngicas cutáneas) se comprenden infecciones de la piel y sus anexos, debidas a dermatofitos. En Europa central, los agentes patógenos más frecuentes de una dermatofitosis son los tricofitos (por ej.: T. Rubrum, T interdigital, etc) TINEA CORPORIS: dermatofitosis inflamatoria de las partes no pilosas del cuerpo. Foco generalmente anular, eritematoso, pruriginoso con bordes escamosos. También se observan formas vesiculosas y verrugosas hiperqueratósicas. TINEA MANUS: dermatofitosis de las manos, generalmente de localización unilateral. Sólo se propaga a la otra mano después de un lapso de tiempo prolongado. La forma hiperqueratósica escamosa suele ir acompañada de una descamación harinosa o tipo collarin a nivel de la palma de la mano, que puede extenderse a toda la palma. Además pueden aparecer grietas. La variante dishidroforme puede parecer un eczema de contacto crónico, pero es menos frecuente. TINEA PEDIS (sin. pie de atleta): la prevalencia de dermatofitosis de pies es alta (>10%).Las posibilidades de contaminación existen en los sitios en donde se va descalzo. Las formas clínicas más frecuentes son la forma interdigital, la forma hiperqueratósica escamosa y la forma vesiculosa, que va acompañada de un prurito intenso y se propaga como un eczema. ONICOMICOSIS: la sintomatología general va desde la coloración amarillenta a la desagregación completa de aspecto grumoso de la lámina ungular. La forma más frecuente es la onicomicosis subungular lateral y distal. El hongo penetra a partir de la zona germinativa de la piel situada bajo la lámina ungular en la cara inferior de la uña y progresa lentamente hacia la matriz. TRICOMICOSIS: se manifiesta por propagación del agente patógeno a lo largo de los folículos pilosos hasta la hipodermia. Las enfermedades fúngicas del cuero cabelludo son las dermatofitosis más frecuentes en los niños. El cuadro clínico puede ser extremadamente diverso. TRATAMIENTO DE LAS DERMATOFITOSIS: Un tratamiento eficaz presupone un diagnóstico preciso. El punto de ataque central de los antifúngicos - como las alilaminas, amorolfina, polienos y derivados azolados - es la biosíntesis del ergosterol de los hongos. En efecto, el ergosterol es un componente importante de la membrana citoplásmica. La griseofulvina actúa exclusivamente contra los dermatofitos. Se puede administrar por vía oral o en aplicación local. Actualmente se usa menos en caso de onicomicosis porque otras substancias dan mejores resultados terapéuticos. Los derivados azolados (ketoconazol en NIZORAL, cotrimazol en CANESTEN, por ej) son antifúngicos de amplio espectro. Ejercen una acción fungiestática y fungicida con mayor posología. Según la indicación y el principio activo, pueden usarse en aplicación local o administrados por vía oral o i.v. Las alilaminas (la terbinafina en LAMISIL, por ej) están indicadas para dermatofitosis de la piel y de la mucosa. Pueden usarse en aplicación local o por vía oral. Los derivados de la morfolina, como la amorolfina (LOCERYL) están indicados en caso dermatomicosis y de onicomicosis y sólo se usan en aplicación local, en forma de crema. La ciclopiroxolamina (BATRAFEN) sólo se usa en tratamiento local de las dermatomicosis. Conviene advertir que los antifúngicos utilizados en aplicación local sólo tienen una acción débil en profundidad y por tanto, ejercen una actividad insuficiente cuando se prescriben en casos de micosis hiperqueratósicas, pustulosas o foliculares, de formas muy infiltradas, así como también de onicomicosis (afección de la uña >50%).
Palabras claves:
  • tinea
  • infecciones fungicas
  • antifungicos
  • tinea corporis
  • tinea manus
  • tinea pedis
  • onicomicosis

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.