Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El síndrome de falta de atención e hiperactividad infantil afecta alrededor del 5% de la población pediátrica y adolescente (mayoritariamente masculina) de Inglaterra y Gales. El tratamiento combina la psicoterapia con los fármacos y debe involucrar tanto a padres como a profesores. Los primeros fármacos utilizados fueron los agentes estimulantes (metilfenidato y dexamfetamina). El metilfenidato es el fármaco de elección y está indicado en niños mayores de 6 años en los que la psicoterapia haya fracasado. Se administra a una dosis de 5 mg diarios que se puede aumentar semanalmente hasta un máximo de 60mg repartidos en dos tomas (desayuno y comida). Recientemente se han comercializado unas formulaciones de liberación modificada que provocan una liberación más sostenida del fármaco y permiten, de este modo, obviar la necesidad de administrar una segunda dosis en la comida. Dexamfetamina es otro estimulante del sistema nervioso central que se utiliza en caso de refractariedad a metilfenidato. Para niños entre 3 y 5 años se debe iniciar con una dosis de 2,5mg diarios que se puede ir aumentando a intervalos semanales. Para niños entre 5 y 10 años se debe iniciar el tratamiento con 5-10mg diarios que se pueden aumentar semanalmente hasta un máximo de 20mg. Atomoxetina es un inhibidor del mecanismo pre-sináptico de transporte de noradrenalina de reciente aprobación para tratar el déficit de atención e hiperactividad en niños mayores de 6 años. Se recomienda administrar una dosis inicial de 0,5 mg/kg/día preferiblemente por la mañana aunque se puede dividir la dosis total en dos dosis para minimizar efectos adversos. Los efectos adversos más frecuentes asociados a los estimulantes (metilfenidato y dexamfetamina) son insomnio, labilidad emocional y disminución del apetito y se pueden llegar a presentar hasta en el 10% de los pacientes. Menos frecuentes (entre el 1 y 10%) pero no menos graves son los efectos adversos cardiovasculares (hipertensión, taquicardia, arritmias y palpitaciones) que provocan que esté contraindicado su uso en pacientes con enfermedad cardiovascular. Atomoxetina no está exenta de efectos adversos, aunque la mayoría son trastornos de tipo gastrointestinal (dolor abdominal, disminución del apetito y náuseas). CONCLUSIÓN: el tratamiento farmacológico en el déficit de atención e hiperactividad debería usarse siempre asociado a psicoterapia y bajo al supervisión de un especialista. La mayor experiencia con metifenidato hace que éste sea el fármaco de elección. Dexamfetamina sería una alternativa en caso de fracaso terapéutico con metilfenidato y se reservaría atomoxetina para situaciones en que los estimulantes estuvieran contraindicados.
Palabras claves:
  • metilfenidato
  • dexamfetamina
  • atomoxetina
  • hiperactividad

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.