Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Las tiazolidindionas (glitazonas) son un tipo de antidiabéticos orales empleados en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo II, que ejercen su acción mediante unión selectiva al receptor hormonal nuclear PPAR?, dando lugar a una regulación genética que se traduce en un aumento de la sensibilidad a la insulina de las células hepáticas, adiposas y musculares esqueléticas. Sin embargo, la estimulación de este receptor no sólo afecta a la disponibilidad de glucosa, ya que el receptor PPAR? también se expresa en otras células del organismo, incluidas las células mesenquimales en la médula ósea. Estas células precursoras se diferencian en distintas líneas celulares, incluyendo los adipocitos y los osteoblastos, implicados en la formación ósea. En 2007, dos alertas de la FDA pusieron de manifiesto la creciente preocupación sobre el riesgo de fractura asociado a las tiazolidindionas. Cinco estudios han evaluado estos efectos. Dos pequeños estudios no controlados empleando troglitazona obtuvieron resultados diferentes, mostrando en un caso un efecto protector óseo y en el otro ausencia de cambios en la densidad ósea. Un estudio prospectivo randomizado controlado y un estudio retrospectivo de cohortes realizados con rosiglitazona demostraron una disminución de la densidad mineral ósea entre 1,19-1,9%, y un análisis posterior de un estudio de cohortes observacional empleando distintas tiazolidindionas indicó un descenso de la densidad mineral ósea 2,5 veces mayor en mujeres en tratamiento con estos antidiabéticos. Los estudios disponibles sugieren que el tratamiento con tiazolidindionas, especialmente rosiglitazona, se asocia a pérdida ósea, siendo este efecto mayor en mujeres postmenopáusicas. Algunos datos indican que esta pérdida ósea podría dar lugar a un aumento del riesgo de fracturas, aunque ninguno de los estudios se ha centrado en este aspecto. Son necesarios más estudios, que permitan dilucidar el mecanismo concreto de esta afectación, su traducción en riesgo de fracturas, y que permitan la identificación de la población en riesgo.
Palabras claves:
  • tiazolidindionas
  • rosiglitazona
  • densidad mineral ósea
  • fractura ósea

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.