Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El dolor es un síntoma frecuente en los pacientes con cáncer, se presenta en un 80% y se considera que es el síntoma que más altera su calidad de vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve desde 1986 un protocolo escalonado para la utilización de los analgésicos en el tratamiento del dolor oncológico. La intensidad del dolor determina en qué escalón se debe iniciar el tratamiento y la falta de control del dolor indica la necesidad de asociar otro analgésico o de pasar al siguiente escalón: - 1er escalón (Dolor leve): Analgésicos no opioides ± coadyuvante - 2º escalón (Dolor moderado): Opioides débiles o menores ± analgésicos no opioides ± coadyuvante - 3er escalón (Dolor intenso): Opioides potentes o mayores ± analgésicos no opioides ± coadyuvante Para el tratamiento del dolor leve pueden utilizarse el paracetamol y los AINEs. El ácido acetilsalicílico, ibuprofeno y diclofenaco se consideran de elección para tratar el dolor leve por metástasis óseas, el metamizol es especialmente útil en dolores viscerales por su actividad espasmolítica. Debe evitarse la asociación de dos AINEs, así como superar la dosis máxima. Se recomienda aplicar protección gástrica. Los opioides débiles o menores (codeína, tramadol y dihidrocodeína) están indicados para tratar el dolor moderado que no responde a los AINEs. Para el tratamiento del dolor grave o intenso disponemos de los opioides mayores o potentes: morfina, fentanilo, oxicodona e hidromorfona. Los opioides mayores son los únicos analgésicos que no presentan techo farmacológico (indica la dosis máxima a partir de la cual no se obtiene mayor efecto analgésico). La prescripción de morfina, fentanilo, oxicodona e hidromorfona requiere receta oficial de estupefacientes, que debe acompañar a la receta ordinaria. La morfina continúa considerándose de elección por su eficacia, flexibilidad de empleo y coste. El tratamiento con morfina oral no es eficaz en alrededor de un 10-30% de los pacientes, por un bajo efecto analgésico o la aparición de efectos adversos inaceptables. Los pacientes candidatos a recibir tratamiento con un opioide alternativo deberían ser referidos a un especialista en dolor oncológico. El fentanilo presenta un efecto analgésico 80 veces más potente que la morfina y está disponible en formas de administración transdérmica y oral transmucosa. Presenta un inicio de acción más lento y una acción residual tras retirar el parche, este efecto puede ser un inconveniente en caso de toxicidad. La oxicodona es el doble de potente que la morfina, presenta una baja incidencia de alucinaciones, prurito y náuseas, además es eficaz en el tratamiento del dolor neuropático, sin embargo su incidencia de estreñimiento es mayor. La hidromorfona ha sido comercializada recientemente en nuestro país en forma de liberación prolongada. Es 7.5 veces más potente que la morfina. Entre los medicamentos coadyuvantes que pueden asociarse se encuentran: antidepresivos, anticonvulsivantes, corticoesteroides, bifosfonatos y fenotiazinas. Los efectos adversos asociados al tratamiento con opioides son conocidos y pueden ser controlados: vómitos, estreñimiento, somnolencia, síndrome de neurotoxicidad opioide (mioclonías y/o delirio, y/o alucinaciones), mioclonías, hipertermia, depresión respiratoria. Los pacientes pueden sufrir episodios de agravamiento del dolor, por lo que debe utilizarse analgesia adicional para estas crisis de dolor irruptivo. En estos casos se utiliza un opioide de acción rápida: morfina oral de liberación rápida, oxicodona de liberación rápida y fentanilo oral transmucosa.
Palabras claves:
  • AINEs
  • Buprenorfina
  • Codeína
  • Dihidrocodeína
  • Dolor irruptivo
  • Dolor neuropático
  • Dolor oncológico
  • Escalera analgésica
  • Fentanilo
  • Hidromorfona
  • Metadona
  • Morfina
  • Opioides
  • Oxicodona
  • Tramadol

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.