Digest

 

Artículo de revisión en el que los autores exploran como la migraña afecta al embarazo, como el embarazo altera la migraña, y como tratar y prevenir la migraña durante el embarazo. La migraña es una patología común, con una prevalencia del 12-15% en el mundo occidental. Es tres veces más frecuente en mujeres que en hombres, apareciendo tasas de prevalencia mayores en mujeres en edad fértil. o ha sido probado que la migraña afecte a la fertilidad o al curso del embarazo, pero sí que el embarazo altera substancialmente la migraña. El embarazo habitualmente reduce la frecuencia y la severidad de los ataques de migraña. Esto es especialmente importante en mujeres con migraña sin aura. De manera importante, el embarazo puede alterar el aura de la migraña y puede desencadenar ataques de aura sin cefalea. Esto a menudo conduce a un éxamen para descartar enfermedades intracraneales, en particular malformaciones arteriovenosas y trombosis del seno venoso intracraneal. Las dos principales áreas de preocupación son el tratamiento y la prevención de los ataques agudos de migraña. Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de las opciones de tratamiento que pueden utilizar y cuales están contraindicadas. La ergotamina está especialmente contraindicada en embarazadas. El paracetamol es un tratamiento seguro, pero puede no aportar grandes beneficios. La evidencia actual sugiere que sumatriptan puede ser utilizado sin riesgo ni para el feto ni para la madre. Los agentes preventivos no se recomiendan durante el embarazo y deben dejar de utilizarse, estableciendo un plan de actuación ante la aparición de un ataque agudo de migraña. Las náuseas y los vómitos que a menudo acompañan a la migraña pueden verse exacerbados por las náuseas asociadas al embarazo, lo que conlleva un riesgo de deshidratación para la mujer. Se cree que los opioides y antieméticos pueden ser el tratamiento de elección para la migraña aguda durante el embarazo, mientras que su uso no es habitual fuera del embarazo. No suelen aparecer problemas en mujeres con migraña cerca del momento del parto. Sin embargo, la cefalea postparto es común, apareciendo en alrededor del 34% de las mujeres. Es más frecuente entre los días 3 y 6 postparto y está asociada con una historia personal o familiar de migraña. El dolor de cabeza postparto, aunque usualmente menos severo que la migraña típica de estas pacientes, suele ser bifrontal, prolongada, y aparecer asociada a fotofobia, náuseas y anorexia. En ausencia de contraindicaciones específicas como enfermedad coronaria o cerebrovascular, sumatriptan en inyección es el fármaco de elección en este periodo, incluso en mujeres en lactancia. Los agentes preventivos deben ser introducidos durante la lactancia. La prevención de los ataques agudos de migraña es más difícil cuando la paciente está embarazada. Los agentes preventivos están asociados con posibles complicaciones del embarazo, por lo idealmente deben ser retirados en mujeres que están planeando quedarse embarazadas. Propranolol es tanto efectivo como seguro. Desafortunadamente, no se ha establecido la seguridad de los neuromoduladores, valproato, topiramato y gabapentina. Se conoce que el valproato es teratogénico.
Palabras claves:
  • Embarazo
  • Lactancia
  • Migraña

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.