Digest

 

La condroitina (CONDROSULF) se considera un complemento alimentario y con frecuencia se usa -sola o asociada con glucosamina (VOLTAFLEX y otros) - para el tratamiento de la osteoartritis. De todas formas, su eficacia para esta indicación es dudosa. Muchos estudios antiguos de los años 80 y hasta el 2001 consideraban la condroitina de forma totalmente positiva. Asociada con analgésicos, atenuaría los dolores y mejoraría las funciones articulares. Pero muchos de estos estudios presentan lagunas cualitativas y otros, realizados desde el 2005, no resultan tan positivos. En muchos casos, la toma de condroitina - sola o asociada con glucosamina - no calmó los dolores de los pacientes. Los efectos adversos observados con frecuencia al tomar la condroitina son dolores epigástricos y náuseas. También se han observado diarreas, constipación, edemas de los párpados y alopecia. Dado que su estructura química es similar a la de la heparina, unos estudios han analizado si la condroitina ejercía una acción anticoagulante, pero esto no se ha confirmado. CONCLUSION: la eficacia de la condroitina no se ha puesto en evidencia en estudios de una envergadura relativamente grande y de buena calidad. Las ventajas - si existen- son mínimas. Hacen falta otros estudios para establecer sus efectos sobre las capacidades funcionales y el curso de la enfermedad. A los pacientes que quieran informarse sobre un complemento alimentario en caso de osteoartritis mejor recomendarles la glucosamina que se ha estudiado mejor.
Palabras claves:
  • Condroitina
  • Osteoartritis
  • Glucosamina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.