Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Cada año nuevos estudios revelan que en Alemania unos 10.000 niños nacen víctimas del consumo de alcohol de su madre. La forma de lesión más grave se califica de síndrome de alcoholización fetal (SAF) . Los bebés afectados de SAF tienen un peso insuficiente al nacer (cerca de 2,200 grs. De media) y padecen toda una serie de síntomas (retraso del crecimiento, modificación de las facciones, microcefalia, malformaciones afgánicas, trastornos cognitivos y emocionales). La lesión está en función del momento y de la cantidad del consumo de alcohol. En caso de consumo superior a 120gr. de etanol (cerca de 1 litro de vino) por semana el riesgo de aborto se multiplica por dos a cuatro, durante los tres últimos meses, cuando el niño que ha de nacer crece más, el riesgo de un retraso de crecimiento y de lesiones del sistema nervioso central es máximo. En esta fase además el alcohol entorpece la conexión de las neuronas. El riesgo de lesiones severas aumenta en proporción del consumo de alcohol de las mujeres embarazadas. Hasta ahora el síndrome de alcoholización fetal (SAF) sólo concernía a las madres que consumían cantidades importantes en períodos prolongados. Hoy día se discute el hecho de saber si un consumo de alcohol ocasional durante el embarazo no tiene consecuencias para el niño. Mientras que algunos estudios no evidenciaban ningun efecto negativo, otros mostraban que -en algunos casos- un consumo importante de alcohol en una única ocasión podía provocar un aborto. Un estudio británico además ha demostrado que incluso un pequeño consumo de alcohol por la madre (un vaso de alcohol por semana) podía provocar anomalias de conducta en sus hijos. Con el fin de prevenir los perjuicios causados por el alcohol en los niños, Francia ha emprendido una nueva vía. En efecto, el gobierno ha introducido para mujeres embarazadas el principio de advertencia en las bebidas alcoholicas, como las advertencias que figuran en los paquetes de cigarrillos.
Palabras claves:
  • alcohol
  • feto
  • embarazo
  • alcoholismo

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.