Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El objetivo principal del tratamiento de pacientes hipertensos es la reducción de los accidentes cardiovasculares por hipertensión arterial. El análisis de ensayos comparativos de dichos criterios lleva a preferir los diuréticos (clortalidona o hidroclorotiazida, eventualmente asociados a un ahorrador del potasio). No obstante, ¿qué hay que hacer cuando el tratamiento diurético a posología óptima parece insuficiente o cuyos efectos adversos justifican su suspensión? Cuando la presión arterial no ha bajado lo suficiente (por debajo de 140/90 mmHg en pacientes que no sufran diabetes o complicaciones cardiovasculares), se han de buscar y corregir varias causas de fracaso, ya que una eficacia insuficiente del medicamento no es la única causa posible: efecto ""blusa blanca"", mala observancia, posología insuficiente, aumento de peso, consumo excesivo de sal, etc. TRATAMIENTOS MEDICAMENTOSOS DE SEGUNDA LINEA (fracaso de tiazida): los autores no han citado un ensayo clínico específicamente concebido para comparar el efecto preventivo cardiovascular de una biterapia antihipertensiva versus una monoterapia que controle las cifras de tensión. A falta de datos clínicos, la prudencia frente a los efectos adversos hace preferible una monoterapia. Una biterapia expone a un mayor riesgo de EI y de interacciones. Monoterapias de reemplazo en pacientes menores de 60 años: IECA (especialmente captopril, enalapril, lisinopril o ramipril) o sartan (losartan o valsartan) o amlodipina o betabloqueante (atenolol o metoprolol). Es mejor evitar los betabloqueantes en pacientes mayores de 60 años por aumento de riesgo de acccidente vascular cerebral en relación a los otros tratamientos. Sólo puede proponerse una biterapia en caso de fracaso de varias monoterapias.
Palabras claves:
  • HTA
  • Accidente Cardiovascular
  • Infarto
  • diuréticos
  • IECAs
  • Monoterapia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.