Digest

 

Más del 50% de los pacientes que reciben quimioterapia altamente emetógena (QAE) experimentan náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia (NVIQ). Este es según los pacientes, uno de los efectos secundarios peores de la quimioterapia. En casos graves pueden tener serias consecuencias, como deshidratación, malnutrición y desequilibrio electrolítico y del ph. En los últimos años se ha observado que la serotonina desempeña un importante papel en las NVIQ. Las NVIQ se clasifican en agudas y diferidas, según el tiempo transcurrido entre la administración de quimioterapia y el efecto. Las NVIQ agudas (se producen durante las primeras 24h) se controlan mejor que las diferidas (se producen después de 24h). Los factores de riesgo de presentar NVIQ pueden relacionarse con el tratamiento o con el paciente. Los factores de riesgo relacionados con el tratamiento se producen en función de potencial emetógeno de los agentes quimioterápicos empleados. Otros factores relacionados con el tratamiento son las pautas de quimioterapia que implican varios días de tratamiento por ciclo, combinaciones de fármacos, radioterapia, dosis, etc. Los factores de riesgo relacionados con el paciente se asocian con el sexo, la edad, el tabaquismo, el consumo de alcohol y la propensión al mareo cinético. Las NVIQ son más frecuentes en pacientes jóvenes, en mujeres y en personas con tendencia al mareo. El objetivo del tratamiento antiemético es mejorar el control en todas las situaciones, con un mínimo de efectos secundarios y con pautas cómodas para el paciente. Los antieméticos para la prevención de las NIVQ son: -Antihistamínicos: buclicina, ciclicina, dimenhidrato, difenhidramina. -Anticolinérgicos: escopolamina. -Antagonistas de receptores de dopamina: clorpromacina, droperidol, metoclopramida. -Antagonistas del receptor de la serotonina: palonosetrón, dolasetrón. -Antagonistas del receptor NK-1: aprepitan. -Otros agentes: dexametasona, metilprednisolona.
Palabras claves:
  • Quimioterapia
  • Náuseas
  • Vómitos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.