Digest

 

La migraña es una entidad de marcado carácter familiar, consistente en ataques recurrentes de cefalea de intensidad, frecuencia y duración muy variable, comúnmente de localización unilateral alternante y que se suele asociar a náuseas y vómitos. El diagnóstico de la migraña es siempre clínico, aunque en algún caso se realiza una resonancia magnética o una tomografía para descartar otros posibles trastornos. Epidemiología: el porcentaje de personas que sufre migraña se sitúa en el 4-6% en los varones y en el 13-17% en las mujeres. No se han observado diferencias en cuanto a nivel social, cultural o racial, pero sí una mayor prevalencia en América del Norte y en Europa. La edad de inicio es variable, pero lo más habitual es durante la adolescencia. Al ir envejeciendo, las crisis se van espaciando hasta desaparecer casi por completo. Tiene un componente claramente genético. Etiopatogenia: es desconocida, pero se cree que intervienen ciertos mediadores, tanto físicos como químicos, que estimularían de forma anormal el sistema trigeminovascular con el resultado final de la liberación de péptidos algogénicos. Tratamiento: el tratamiento farmacológico depende del tipo de migraña de que se trate y, por tanto, es importantísimo un correcto diagnóstico. El médico parte de una completa anamnesis del paciente, acompañada de una exploración general y otra de carácter neurológico. En el tratamiento de la fase aguda, el ácido acetilsalicílico y el paracetamol son considerados como de primera elección, a veces asociados entre ellos y/o a la cafeína, pero solo son eficaces en cuadros de intensidad moderada. En intensidades mayores pueden usarse AINE como el ibuprofeno o el naproxeno. Otro medicamento muy usado hasta la aparición de los triptanos era la ergotamina, muy eficaz pero con un inconveniente: su toxicidad. Los triptanos son también muy eficaces, actúan de manera rápida y con menos efectos secundarios. Son agonistas serotoninérgicos que actúan sobre los receptores 5HT 1B/1C, bloqueando la estimulación trigémina y reduciendo la descarga algogénica. Además de seguir correctamente el tratamiento farmacológico, es importante evitar aquellos factores que pueden desencadenar una crisis de migraña como luces brillantes, ruidos fuertes, ciertos olores, alcohol, tabaco…
Palabras claves:
  • Migraña
  • Triptanos
  • Ergotamina
  • AINE

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.