Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La fibromialgia es una patología crónica y compleja de elevada prevalencia que provoca dolor muscular que puede llegar a ser invalidante con mal descanso nocturno y fatiga, y que afecta biológica y psicológicamente a los pacientes. En la segunda mitad del s. XX se ha dado un incremento de casos de fibromialgia. Los trastornos del sueño son uno de los síntomas más frecuentes de esta patología que aparecen en cerca del 75% de los pacientes y consisten en sueño no reparador, dificultad para dormir o despertares nocturnos.. El tratamiento eficaz de la fibromialgia consiste en utilizar agentes farmacológicos asociados a otras modalidades terapéuticas como la intervención cognitivo-conductual, el ejercicio físico y la terapia ocupacional. Antes de iniciar la farmacoterapia deben adoptarse medidas de higiene del sueño: evitar la ingestión de bebidas con cafeína 4-6 horas antes de acostarse y el ejercicio intenso y utilizar el dormitorio sólo para dormir y para actividades sexuales, no para ver la televisión, trabajar o resolver problemas familiares. Entre los fármacos adecuados se encuentran los sedantes puros, los antihistamínicoos sedantes y los antidepresivos con acción sedante. Las benzodiacepinas, como el clonazepam (RIVOTRIL) son eficaces en el síndrome de pierna inquieta para ayudar a dormir. El zolpidem (STILNOX y otros), la zopiclona (DATOLAN y otros) y el zaleplon (SONATA), agentes hipnóticos sedantes de acción corta, se proponen ahora como tratamiento de elección para los trastornos del sueño. Los antihistamínicos se emplean como adyuvantes con fármacos para dormir. Los antidepresivos tricíclicos suelen ser de utilidad, empezando con dosis muy bajas, por ej. medio comprimido de 10 mg de amitriptilina (DEPRELIO y otros), nortriptilina (PAXTIBI y otros) o doxepina (SINEQUAN), media hora antes de acostarse. También han dado resultado positivo los IRSS: fluoxetina (PROZAC y otros), citalopram (GENPROL y otros) o sertralina (AREMIS y otros) y la venlafaxina (DOBUPAL y otros) que presenta menos efectos secundarios. El éxito del tratamiento puede conseguirse comenzando con dosis muy bajas para ir incrementándolas, pasados 5 días, para lograr el efecto deseado. Alos fármacos han de asociarse medidas no farmacológicas como tratamiento psicológico coadyuvante y terapia rehabilitadora que potencie la restauración funcional.
Palabras claves:
  • Dolor muscular
  • insomnio
  • fibromialgia
  • fatiga
  • Higiene del sueño

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.