Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El síndrome de la boca ardiente consiste en un conjunto de síntomas intraorales que comprenden quemazón y/o dolor o adormecimiento, que afecta a personas con una mucosa oral normal en la que se ha descartado previamente un problema médico o dental. La lengua es la localización más normal, pero también pueden verse afectados los labios, paladar, garganta y suelo de la boca. La tasa de prevalencia en la población general oscila entre el 2,6 y el 24%. Afecta más a mujeres que a hombres y suele manifestarse en personal con una media de edad de 50 años. Hoy en día se admite que este síndrome tiene un origen multifactorial y que los factores pueden agruparse en locales, sistémicos y de origen psicógeno. El síntoma principal se describe como ""dolor quemante"" en la lengua o en los labios. Este síntoma puede ir asociado a otras alteraciones como boca seca, alteración del gusto y de la sensibilidad. Los síntomas suelen empeorar en el transcurso del día, si bien este síndrome no suele presentarse de noche. La ingesta de alimentos sólidos o líquidos, fríos o calientes, especiados o no puede suponer tanto un alivio como un empeoramiento de la sintomatología. El primer paso en el abordaje terapéutico del síndrome de la boca ardiente es tratar cualquier factor, local o sistémico, que afecte a la mucosa y puede tener relación con el ardor bucal: -Evitando contacto con determinados alergenos. -Revisión de prótesis dentales. -Control de hábitos parafuncionales como el empuje lingual, el bruxismo… -Tratamiento de la posible xerostomía. -Tratamiento de infecciones orales como candidiasis. -Corrección de las deficiencias nutricionales. -Sustitución de aquellos fármacos que recibe el paciente que están relacionados con el ardor bucal. En lo que se respeta al tratamiento farmacológico, se debe distinguir entre medicamentos tópicos y sistémicos. Medicamentos tópicos: -Elixir de difenhidramina con caolin y pectina. -Elixir de difenhidramina y xilocaína. -Enjuagues de capsaicina tópica. Medicamentos sistémicos: -Antidepresivos tricíclicos. -Benzodiacepinas. -Anticonvulsivantes.
Palabras claves:
  • Síndrome de la boca ardiente
  • Glosodinia

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.