Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Con la denominación de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se agrupan distintos procesos inflamatorios crónicos, cuya etiología es desconocida. Entre estos procesos destacan la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn afecta fundamentalmente al íleon terminal, al colon y al ano, mientras que la colitis ulcerosa se localiza básicamente en el recto y en el colon distal. A diferencia de la colitis ulcerosa, donde la inflamación es de tipo ulcerativa, en la enfermedad de Crohn el proceso inflamatorio es de tipo granulomatoso y transmural, afectando en grados variables a toda la pared intestinal. Actualmente se piensa que la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son enfermedades de causa multifactorial, con base genética y clínica heterogéneas. Ambas enfermedades suelen evolucionar en brotes o recidivas de gravedad variable seguidos de períodos de remisión. En relación con la patogenia de la enfermedad, se admite que además de los factores genéticos, hay factores desencadenantes adicionales como la alimentación. Desde el punto de vista clínico, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa se caracterizan por la presencia de diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso, hemorragia rectal y fiebre, síntomas estos que presentan distinta intensidad en una y otra afección. Así mientras que en la enfermedad de Crohn el dolor abdominal es un síntoma constante, en la colitis ulcerosa predomina la hemorragia rectal. Junto a estas manifestaciones hay otras hay otras de carácter extra intestinal como trastornos osteoarticulares, cutáneos, oculares o nefrourológicos. Las principales complicaciones son el megacolon tóxico y la perforación del colon en la colitis y las fisuras, fístulas y estenosis en la enfermedad de Crohn.
Palabras claves:
  • Colitis ulcerosa
  • EII
  • Enfermedad de Crohn

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.