Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La farmacoterapia de la rinitis alérgica se divide en: 1. Farmacoterapia profiláctica: Constituida por un grupo de fármacos estabilizadores de los mastocitos. Se emplean tópicamente y son útiles en rinitis leves y moderadas siempre que sean empleados de forma continua durante la época sintomática. Este grupo esta representado por las denominadas cromonas (cromoglicato disódico y nedocromilo sódico). Presentan un excelente perfil de seguridad por lo que son adecuados para ser usados en niños y embarazadas. Su eficacia es menor que la de otros compuestos lo que unido a la necesidad de una dosificación frecuente puede limitar su uso. 2. Farmacoterapia sintomática: Este grupo incluye: -Vasoconstrictores: Pueden ser orales, intranasales y oculares. Producen una vasoconstricción, reduciendo así el flujo sanguíneo en los vasos de resistencia y el volumen en los vasos de capacitancia, con lo que también disminuyen las secreciones. Los usados por vía nasal (oximetazolina, fenilefrina, nafazolina, xilometazolina…) son útiles para combatir la obstrucción nasal. No deben usarse más de 7 días, por el riesgo a aparecer efecto rebote. Están contraindicados en ancianos, pacientes con hipertensión, hipertiroidismo e hipertrofia de próstata. -Corticoides: Pueden usarse por vía tópica (intranasal) o por vía oral/intramuscular. Los corticoides tópicos son muy efectivos y presentan pocos efectos secundarios. Los más usados son beclometasona, budesonida, fluticasona, mometasona y triamcinolona. Son la primera opción de tratamiento en caso de congestión nasal. Los corticoides orales más usados son dexametasona, hidrocortisona, metilprednisolona, prednisolona, triamcinolona, betametasona y deflazacort. Son efectivos pero los efectos secundarios son importantes. -Anticolinérgicos: (Bromuro de ipatropio).Pueden ser efectivos para controlar la hidrorrea pero no los estornudos ni la obstrucción. -Antileucotrienos: Se usa en pacientes en que la rinitis se asocia a asma. Incluye montelukast, pranlukast. -Antihistamínicos: Pueden administrarse por vía tópica (azelastina,levocabastina) o oral (cetirizina, elastina, loratadina, mizolastina, astemizol…). Son efectivos ante síntomas como rinorrea, estornudos, picor nasal y molestias oculares pero su eficacia es escasa frente a la congestión nasal. Los antihistamínicos clásicos tienen como efecto secundario la sedación, náuseas, vómitos, estreñimiento…Los antihistamínicos de segunda generación presentan menos efectos secundarios que los anteriores.
Palabras claves:
  • -Rinitis alérgica
  • Vasoconstrictores
  • Corticoides
  • Anticolinérgicos
  • Antileucotrienos
  • Antihistamínicos

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.