Digest

 

La inyección intraarticular de los condroprotectores está indicada básicamente cuando la afectación es monoarticular (cadera o rodilla). Para esta vía de administración se usan dos fármacos: 1. Corticosteroides: La terapia intraarticular con corticosteroides (dexametasona, prednisona) está indicada en fases inflamatorias de la enfermedad. Los glucocorticoides son potentes antiinflamatorios y pueden inyectarse en la articulación después de una aspiración articular con el fin de aliviar el dolor y la hinchazón que se asocian con la osteoartritis. Estos estabilizan la membrana lisosomal y disminuyen el edema y la formación de fibrina, inhiben la migración, la fagocitosis y la degradación de neutrófilos y disminuyen la liberación de prostaglandinas, interleucinas y radicales libres, responsables de los efectos catabólicos de los condrocitos y la matriz del cartílago articular. Estas infiltraciones se limitan a tres o cuatro al año debido a que pueden dañar el cartílago. 2. Ácido hialurónico: El ácido hialurónico es el principal glicosaminoglicano no sulfatado del cartílago articular y del líquido sinovial. El alivio sintomático que proporciona este tratamiento es de inicio más lento que el de los esteroides pero perdura más tiempo. El ácido hialurónico proporciona viscoelasticidad al líquido sinovial. Ejerce efecto en la inflamación ya que actúa sobre determinados radicales libres del oxígeno mediante la inhibición de la proliferación, migración y fagocitosis leucocitaria y estimula la síntesis de ácido hialurónico endógeno.
Palabras claves:
  • Condroprotectores
  • Corticosteroides
  • Ácido hialurónico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.