Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El cloasma, también denominado melasma, es un trastorno pigmentario frecuente causado por la luz solar y favorecido por los cambios hormonales. Implica una hiperpigmentación que afecta usualmente a las zonas fotoexpuestas, habitualmente, cara, cuello y antebrazos. La piel afectada presenta máculas de color marrón, tono habitualmente homogéneo, que oscila de claro a oscuro. Suele afectar a mujeres gestantes y a aquellas que utilizan anticonceptivos hormonales. Normalmente desaparecen después del parto y tras la retirada de los anticonceptivos. El melasma también puede originarlo sustancias fotosensibilizantes (colorantes, ciertos cosméticos y algunos fármacos). El diagnóstico diferencial debe realizarse con el lentigo senil, la hiperpigmentación por fármacos y la hiperpigmentación postinflamatoria. El tratamiento incluye el empleo de hidroquinona tópica a una concentración entre el 2 y el 4%, durante un período que oscila entre 3 y 6 meses. Está indicado el empleo de fotoprotección frente a radiaciones UVA y UVB de factor superior a 30. El tratamiento nunca se iniciará durante el embarazo, ni en período de lactancia, sino en los meses de otoño o invierno. La hidroquinona se aplicará únicamente sobre la piel afectada, una vez al día durante los primeros 15 días, luego se podrá aplicar dos veces. En caso de que el tratamiento con hidroquinona resultase ineficaz, puede recurrirse a su combinación con ácido glicólico o ácido retinoico, sustancias que facilitan su penetración. También puede recurrirse al peeling con ácido glicólico al 10% más ácido azeloico tópico al 20%. Otro agente despigmentante que puede resultar útil es el ácido kójico. El éxito de la terapia a largo plazo implica el uso continuado de fotoprotectores con filtros físicos.
Palabras claves:
  • Cloasma
  • Melasma
  • Cambios hormonales
  • Hiperpigmentación
  • Hidroquinona
  • Ácido Kógico
  • Ácido glicólico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.