Digest

 

La queratosis seborreica es el tumor más frecuente en el ser humano, y suele aumentar su incidencia a medida que el sujeto envejece. Consiste en una proliferación benigna de células basaloides de la epidermis, no relacionada claramente con la exposición solar ni con las infecciones víricas. Clínica: La queratosis seborreica se muestra como máculas, pápulas o placas hiperqueratósicas, de bordes muy definidos, normalmente marronáceos, con aspecto de barro seco adherido a la piel. Suele asentar en el tronco o en la región facial, y respetan las palmas, las plantas y las mucosas. Normalmente solo es motivo de disconfort estético pero si aparecen súbitamente y en gran número pueden asociarse a neoplasias malignas internas, componiendo el denominado signo paraneoplásico de Leser-Trélat. Tratamiento: Las queratosis seborreicas no suelen involucionar espontaneámente, con lo que si ocasionan prurito, sangrado o una alteración estética notable se benefician del tratamiento. Éste suele ser la exéresis mediante el curetaje o el afeitado, aunque puede emplearse la crioterapia aislada, la electrodesecación o el láser de dióxido de carbono. Cuando el diagnóstico clínico plantea dudas, se recomienda no destruir la lesión y proceder a su estudio histológico.
Palabras claves:
  • Queratosis seborreica
  • Tratamiento
  • Tumor

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.