Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas, prevención, efectividad, cáncer de pulmnón antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota cefideracol lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma tratamiento cáncer farmacovigilancia anticoagulantes insuficiancia renal asma efectos secundarios Diabetes

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La acidez de estómago o pirosis es una sensación de quemazón en el estómago o el esófago, producida por el reflujo de los ácidos gástricos. A menudo el ácido llega hasta la garganta, produciendo intenso ardor en la zona, e incluso accesos de tos. La acidez gástrica es frecuente y se debe al estrés, comidas rápidas y desequilibradas. También está generalizada la prescripción de medicamentos antiulcerosos como mediada preventiva que se aplica a todo aquél que toma algún fármaco potencialmente lesivo para la mucosa gástrica (antiinflamatorios). Los alimentos cuando llegan al estomago se mezclan con el ácido clorhídrico, moco y pepsina, para posteriormente ir siendo desalojados de forma constante y controlada hacia el duodeno. El medio ácido del estómago es imprescindible para que la pepsina pueda iniciar la degradación de las proteínas y, por tanto la digestión. Aunque este ácido está suficientemente concentrado para causar daño tisular, normalmente el revestimiento propio del estomago lo protege de sus efectos. Sin embargo, por diferentes motivos (exceso de secreción ácida, ingestión de alimentos irritantes, medicamentos o debido a la infección por Helicobacter pylori) la mucosa gástrica puede llegar a irritarse, inflamarse o ulcerarse y generar muchas molestias. Otras causas frecuentes de hiperacidez son la hernia de hiato, (que se presenta cuando una parte del estómago se introduce en la cavidad del tórax a través del hiato del diafragma) y el debilitamiento de la válvula esofágica. Para evitar la acidez gástrica se han usado tradicionalmente los antiácidos, cuya acción terapéutica es neutralizar el ácido clorhídrico del estómago, sin afectar a su producción. Los antiácidos se utilizaron durante mucho tiempo en el tratamiento de la úlcera péptica, pero en los últimos años han sido sustituidos por otros dos tipos de fármacos, i antagonistas H2 e inhibidores de la bomba de protones. Estos medicamentos actúan inhibiendo la secreción ácida del estómago, son altamente eficaces y presentan pocos efectos secundarios.
Palabras claves:
  • Antiácidos
  • Antiulcerosos
  • Pirosis
  • Antagonistas H2
  • IBP

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.