Digest

 

En la mayoría de los pacientes con Diabetes Mellitus (DM) tipo 2, los hipoglucemiantes tradicionales no mantienen un adecuado control de la glucosa. Estudios preclínicos con exenatida, péptido mimético de las incretinas, sugieren mejoras mantenidas en la función de las células beta de los islotes de Langerhans pancreáticos. Se investigó el efecto de exenatida o insulina glargina seguido de u período sin tratamiento, sobre la actividad de las células beta, así como sobre el control glucémico y el peso corporal. Para ello 69 pacientes con DM tipo 2 tratados con metformina fueron aleatorizados a recibir exenatida o insulina glargina. El tratamiento produjo una modificación en la secreción de péptido C por la combinación de glucosa y arginina, que resultó ser 2,46 veces mayor después del tratamiento con exenatida en comparación con insulina glargina. Ambos tratamientos redujeron la hemoglobina A1c de forma similar. Exenatida produjo una reducción en el peso corporal en comparación con insulina glargina. Los autores concluyen que exenatida mejora la funcionalidad de las células beta de forma significativa durante un período de tratamiento de un año, en comparación con insulina glargina. Por otro lado, al interrumpir cualquiera de las dos terapias, la actividad de las células beta y el control glucémico volvieron a niveles pre tratamiento, lo que sugiere que una terapia continuada es necesaria para mantener los efectos beneficiosos de ambos antidiabéticos.
Palabras claves:
  • Exenatida
  • Células beta pancreáticas
  • Diabetes Mellitus tipo 2
  • Insulina glargina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.