Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

No es hasta el siglo XVIII que esta enfermedad recibe la actual denominación de depresión. El origen de la depresión es complejo. Se acepta en general que la depresión está relacionada con la reducción de la transmisión del impulso nervioso en zonas específicas del sistema nervioso central, reducción motivada por un déficit de neurotransmisores en la sinapsis. Los neurotransmisores cuyo déficit ha sido identificado como claramente implicado en el origen de la depresión son la serotonina y la noradrenalina, aunque se sigue investigando al respecto. Como algunos tipos de depresión tienden a afectar a miembros de una misma familia, se ha sugerido la posibilidad de una cierta predisposición genética. Se ha demostrado también que ciertas enfermedades graves, como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares o patologías degenerativas invalidantes se asocian frecuentemente con depresión, aunque es difícil discriminar si su causa es la propia enfermedad o la reacción del paciente ante su situación. Por tanto es probable que la depresión sea una manifestación común de distintas alteraciones neurobioquímicas donde hay un déficit de uno u otro neurotransmisor (o una combinación de ellos), posiblemente asociado a otros muchos factores no siempre identificables. La depresión es la enfermedad mental más frecuente. Se calcula que una de cada cinco personas sufre al largo de su vida un algún episodio depresivo. Actualmente con la medicación se puede lograr la curación o el alivio significativo de los síntomas en un 70-80% de los casos. Es más frecuente en mujeres que en hombres, factores hormonales o genéticos podrían contribuir a este dato. Este porcentaje se refleja en el consumo de antidepresivos: el 31,5% corresponde a varones y un 68,5%, a mujeres. Por edades. La que se asocia a un mayor número de tratamientos es la madurez (entre 40 y 54 años). Los ancianos también son un colectivo bastante afectado.
Palabras claves:
  • Depresión
  • Antidepresivos
  • Neurotransmisores

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.