Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

La hiperhidrosis es un trastorno que puede suponer una intensa alteración del estado psíquico del individuo, dificultando de esta forma tanto sus relaciones sociales como su trabajo profesional. La hiperhidrosis podría definirse como una sudoración excesiva más allá de las necesidades de la regulación térmica. Afecta al 0,5-1% de la población. Cuando la hiperhidrosis se limita en exclusiva a la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies y axilas, no se la considera como una condición patológica. Por el contrario, la hiperhidrosis generalizada se acompaña habitualmente de fiebre y en bastantes casos sugiere la existencia de alteraciones endocrinas o neurológicas subyacentes. Con frecuencia el concepto de hiperhidrosis va ligado al de bromhidrosis, aunque son claramente diferentes. Esta última supone la existencia de un olor fétido en la piel, como consecuencia de la descomposición de restos celulares y del sudor por las bacterias y hongos dermatológicos. Se trata de un trastorno que puede suponer una intensa alteración del estado psíquico del individuo, dificultando de esta forma tanto sus relaciones sociales así como su trabajo profesional. El sudor es una secreción formada en la zona profunda de la dermis a partir de unas glándulas ecrinas, denominadas sudoríparas. El mecanismo de control de la sudoración es tanto neural como hormonal. Existen tres tipos fundamentales de sudoración: 1. Termoreguladora: la sudoración, junto con la vasodilatación periférica constituyen las dos formas más eficaces de regulación del calor corporal. La capacidad termoreguladora de la piel depende de la humedad ambiental. 2. Emocional: se trata de una consecuencia de la acción de los centros cerebrales superiores que provocan la activación de los centros termorreguladores en el hipotálamo anterior. Las emociones intensas como miedo o las crisis de ansiedad o de angustia provocan una intensa respuesta sudorífica. 3. Gustatoria: implica tanto una respuesta fisiológica al calor y a la especies de tipo picante, conocido como síndrome de Frey, generalmente asociado a pacientes que han sufrido cirugía de las glándulas parótidas. Es un síntoma muy inespecífico que se asocia a múltiples circunstancias, tanto fisiológicas como patológicas.
Palabras claves:
  • Hiperhidrosis
  • Sudoración
  • Bromhidrosis
  • Glándulas sudoríparas

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.