Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Con independencia de la entidad que pudiera tener la sudoración excesiva, hay una serie de medidas de carácter general que deben ser recomendadas a toda persona que consulte sobre esta cuestión. Delante de una consulta en la oficina de farmacia de un exceso de sudoración, es importante hacer las siguientes precisiones: 1. Intentar establecer algún criterio de referencia común para el paciente y el farmacéutico sobre lo que significa ""sudar mucho"", tal como la superficie de ropa mojada por el sudor, la velocidad con la que se empapa la ropa… 2. Establecer la zona afectada (cara, axilas, genitales, manos…) 3. Frecuencia con que se produce la sudación excesiva y si las reacciones van asociadas a otros síntomas o signos. 4. Determinar si la sudación se corresponde o no con distintos tipos de estímulos ya sean internos (estados de ansiedad, reacciones de miedo) o externos (olores, sonidos, contacto físico…) 5. Presencia de enfermedades de carácter crónico o agudo, especialmente de tipo metabólico. Salvo aquellos casos de carácter leve, lo más recomendable es orientar al paciente para que acuda a la consulta médica, a fin de realizar un diagnóstico en profundidad. Es importante explicar al paciente la diferencia entre sudación excesiva y el mal olor corporal (Bromhidrosis) cuyo origen y tratamiento son completamente diferentes. El mal olor corporal, se evita mediante una adecuada higiene corporal y, en los casos necesarios, el empleo de agentes antifúngicos adecuados. Hay una serie de medidas que deben recomendarse a toda persona que consulte sobre esta cuestión: 1. Usar ropa que facilite la transpiración. El algodón es especialmente recomendable. La ropa no debe ir ajustada a la piel. 2. Mantener una higiene frecuente pero no agresiva. 3. Evitar la utilización de cosméticos. 4. Evitar los estímulos que desencadenan las reacciones de hipersudoración.
Palabras claves:
  • Hiperhidrosis
  • Bromhidrosis
  • Sudor

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.