Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

El orzuelo es una infección estafilocócica localizada muy frecuente, que cursa con enrojecimiento e intenso dolor en ciertos momentos. Es esencialmente un absceso ya que existe formación de pus en la luz de la glándula afectada. Si se afecta la glándula de Meibomio, es relativamente grande y se denomina orzuelo interno, mientras que si las afectadas son las glándulas de Moll o de Zeis es un orzuelo externo. El orzuelo externo se manifiesta con dolor, enrojecimiento y sensibilidad a la palpación del borde palpebral. Es típica la formación de una pequeña área de induración redondeada y dolorosa, en cuyo centro aparece un pequeño punto amarillo, indicativo de supuración. El absceso generalmente no tarda en romperse, expulsando pus. El orzuelo interno es menos frecuente pero más doloroso. El dolor, el enrojecimiento y el edema están normalmente más localizados. Se forma un absceso hacia el lado conjuntival del párpado. Es infrecuente la rotura espontánea, y no es rara la recidiva. Los orzuelos son debidos a una infección estafilocócica o bien producirse por motivos locales del ojo (miopía, hipermetropía o astigmatismo). Su tratamiento requiere una buena higiene del sistema ocular. Los lavados con suero fisiológico estéril facilitan la limpieza de la córnea y de la conjuntiva, lo que se traduce en una mejora de los síntomas. Aunque el origen de los orzuelos es infeccioso, no es habitual recurrir inicialmente al uso de antibióticos en forma tópica, ya que su utilidad es cuestionable. Los antibióticos sistémicos tampoco son frecuentemente usados, ya que son infecciones que se resuelven rápidamente. Para acelerar su curso se pueden usar compresas húmedas calientes durante 10-15 minutos, 3 veces al día. Si se enquista debe ser abierto mediante un bisturí y vaciando su contenido.
Palabras claves:
  • Orzuelo
  • Infección estafilocócica
  • Glándula de Meibomio
  • Glándulas de Moll
  • Glándulas de Zeis

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.