Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Cilostazol es un potente inhibidor de la fosfodiesterasa de tipo III (PDE3), que se traduce en un incremento de los niveles titulares de AMPc, previniendo la agregación plaquetaria y provocando la dilatación de los vasos sanguíneos, especialmente en el área femoral. Ha sido autorizada para mejorar la distancia máxima y exenta de dolor que pueden caminar pacientes que padecen de claudicación intermitente, que no padecen de dolor en estado de reposo y que no presentan indicios de necrosis tisular periférica. La enfermedad arterial periférica es tan frecuente como discapacitante en términos reales, especialmente en personas mayores. Tradicionalmente, el tratamiento de este tipo de cuadros combina medidas preventivas para evitar eventos cardiovasculares adversos junto con el tratamiento de los síntomas de claudicación. La prioridad en la prevención de los eventos adversos cardiovasculares incluye la adopción de medidas como el abandono completo del tabaquismo, la realización moderada y dirigida de ejercicio físico, así como el empleo de fármacos antiagregantes plaquetarios, junto con adecuados tratamientos hipolipemiantes, antihipertensivos y/o antidiabéticos cuando proceda. Hasta el momento, ningún fármaco -incluyendo la pentoxifilina u otros vasodilatadores o antiagregantes- había demostrado un beneficio específico relevante sobre los síntomas de la claudicación intermitente, si se exceptúa el tratamiento hipolipemiante con estatinas. Por ello, la incorporación del cilostazol viene a aportar un cierto grado de innovación, mejorando entre un 20% y un 40% la máxima distancia caminada por estos pacientes, en relación al placebo, tanto en pacientes diabéticos como no diabéticos. La comparación con pentoxifilina favorece claramente a cilostazol. Por otro lado, cilostazol parece ser un medicamento relativamente seguro, con efectos adversos generalmente leves o moderados aunque relativamente comunes. Destacan entre ellos la cefalea, la diarrea y las palpitaciones. Las guías clínicas oficiales americanas para el tratamiento de los pacientes con enfermedad arterial periférica (Hirsch, 2005) consideran al cilostazol como un tratamiento eficaz para mejorar los síntomas e incrementar la distancia caminada en pacientes con claudicación intermitente y estiman que debería considerarse su uso en todos aquellos pacientes que presenten un nivel de claudicación intermitente que afecte a su estilo de vida, siempre que no exista insuficiencia cardiaca. En definitiva, cilostazol aporta un efecto sintomático moderado sobre una condición terapéuticamente mal resuelta por el momento, como es la claudicación intermitente, pero en ningún caso soluciona el problema.
Palabras claves:
  • Cilostazol
  • Claudicación intermitente
  • Pentoxifilina

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.