Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

En los últimos años han aparecido varios fármacos para el control de la diabetes mellitus tipo 2 relacionados con el metabolismo de la incretinas: los análogos de la hormona GLP-1, como el exenatide, y los inhibidores de la dipeptidil-peptidasa IV (DPP-IV), como sitagliptina y vildagliptina. Liraglutide es un nuevo análogo del GLP-1 que podría ofrecer ventajas respecto a estos. El control de la glucemia en la diabetes mellitus tipo 2 resulta fundamental dadas las consecuencias de su mal control: problemas cardiovasculares, renales y neurológicos, que causan elevada morbimortalidad en la población. El primer paso son cambios en la dieta y estilo de vida, posteriormente antidiabéticos orales y finalmente terapia insulínica. Existen diversos tratamientos farmacológicos empleados para el control de la glicemia. Pese a esto un elevado número de pacientes no logra un buen control de sus valores de glucosa. La primera generación de fármacos basados en el metabolismo de las incretinas supuso un paso importante ya que en el paciente diabético se ha observado una dismninución de la respuesta a las incretinas, ejerciendo estas un papel importante en el metabolismo de la glucemia. Liraglutide es un análogo del GLP-1 humano con un 97% de homología, que gracias a su larga semivida permite la posología diaria. Otra ventaja respecto a exenatide es que liraglutide se metaboliza mediante endopeptidasas, por lo que en principio no parece estar contraindicado en pacientes con insuficiencia renal. Su perfil de seguridad y tolerabilidad es bueno: efectos gastrointestinales (nauseas, vomitos) que no suelen provocar el cambio de tratamiento y poca probabilidad de hipoglicemia, En los últimos años se han realizado numerosos ensayos con liraglutide, que han incluido a más de 5000 pacientes. El estudio en monoterapia ha evidenciado que produce una disminución estadisticamente significativa de HbA1C, glicemia en ayunas, peso, y mejora en la función de las células beta. Estos resultados se han obtenido frente a placebo, y a dosis de 1,2 y 1,8 mg/día también frente a glimepirida. Además se ha observado en algunos estudios mejoras en otros factores de riesgo cardiovascular, como la presión arterial. Son diversos los estudios que han evaluado la eficacia en combinación con antidiabéticos orales. Los resultados han sido beneficiosos tanto en combinación con metformina como con sulfonilureas. También han sido ensayados algunas terapias triples con buenos resultados. Aunque se necesitan más estudios, liraglutide parece una opción de futuro válida para pacientes con mal control de la diabetes mellitus tipo 2.
Palabras claves:
  • Diabetes mellitus tipo 2
  • ensayos clínicos
  • glucagon-like peptide 1
  • liraglutide
  • perfil de seguridad
  • tratamiento farmacológico

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.