Digest

Búsqueda por: principio activo, grupo terapeutico, enfermedad o problema de salud, síntoma, tipo de medicamento, tipo de paciente, tratamiento, efectividad, seguridad,...

Anticuerpos inmunoterapia corticosteroides estreñimiento diarrea Metamizol riesgo cáncer de mama Estatinas prevención efectividad Diabetes antineoplásicos diclofenaco dosificación ibuprofeno nivolumab trastuzumab naproxeno medicamentos biológicos cardiovascular seguridad mortalidad adultos ancianos pediátrico nutrición infección fúngica interacciones acné EPOC hemorragia vacunas herpes gota lorcaserina AINE antiinflamarios antibióticos melanoma  

Selecciona cualquiera de los campos bajo el cuadro de Texto si quieres afinar tu búsqueda. Es posible seleccionar más de un campo. P. ejemplo: Título+Resúmen+Palabras clave 

Según un estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigación Médica de Queensland en Herston (Australia), las personas que han padecido cáncer de piel deberían reducir la cantidad de grasa que ingieren para disminuir el riesgo de desarrollar un segundo tumor cutáneo. Dos formas de cáncer cutáneo no melanoma, el carcinoma de células basales y el de células escamosas, concentran la mayoría de los tumores de piel y el tratamiento es sencillo si se identifican en el momento de su aparición. En el estudio se analizó la alimentación de 457 hombres y de 600 mujeres de entre 25 y 75 años, muy especialmente su consumo diario de grasas saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas en la carne, las frituras, el pan, los vegetales y la cocción. Los resultados asocian el alto consumo de grasa total con un aumento del riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas en personas que ya tuvieron un cáncer de piel. Durante los 11 años de seguimiento, 267 participantes desarrollaron 664 tumores de células basales. Otros 127 hombres y mujeres desarrollaron 235 tumores totales de células escamosas. No se halló una relación significativa entre la cantidad de grasa consumida por día y el riesgo general de células basales o de células escamosas, tras considerar varios factores potencialmente asociados con el cáncer, incluido el lugar de residencia y el nivel de exposición al sol. Con todo, en las personas que habían tenido un cáncer de piel previo, un alto consumo total de grasa estuvo asociado con un riesgo dos veces mayor de desarrollar un nuevo tumor cutáneo de células escamosas. Según los autores de la investigación, los resultados obtenidos respaldan las evidencias publicadas de que a las personas con un cáncer previo de piel no les hace bien consumir altos niveles de grasa.
Palabras claves:
  • Grasas
  • Cáncer de piel
  • Melanoma
  • Tumores

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestra News Letter, estará informad@ sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.