Digest

 

La pitiriasis versicolor escamosa es la forma de presentación más habitual, siendo típicas las máculas hipopigmentadas, también conocidas como pitiriasis versicolor alba y las máculas hiperpigmentadas de color rojo parduzco o café, conocidas como pitiriasis versicolor negra. Las lesiones suelen aparecer en zonas características: cuello, tórax, espalda, abdomen y tercio proximal de los brazos Los pacientes presentan máculas ovaladas, con una fina descamación superficial, que se pone de manifiesto mediante el ""signo de la uñada"" de Besnier. En general, las lesiones suelen ser asintomáticas y únicamente provocan un problema estético, aunque en algunos casos se asocian a un prurito leve, que suele producirse habitualmente durante la sudación. El diagnóstico de la pitiriasis versicolor suele ser clínico, estando basado en la observación de las lesiones y en su característica descamación. En los casos dudosos puede ser útil recurrir a otras pruebas diagnósticas como el examen con luz de Wood y el examen micológico directo. En lo referente al tratamiento, y puesto que la pitiriasis versicolor se ve favorecida por diferentes factores tales como temperaturas excesivas, sudoración, humedad, malnutrición, tratamiento con corticoides, etc., conviene evitar en la medida de lo posible, los mencionados factores de riesgo. Por otra parte, y dada la benignidad de la patología en cuestión, el tratamiento suele ser sencillo y rápido, prefiriéndose la vía tópica frente a la vía oral. Por vía tópica, se incluyen compuestos tales como el ciclopirox, los derivados azólicos (bifonazol, clotrimazol, fluconazol, ketoconazol, miconazol, sertaconazol…) y la terbinafina. Estos fármacos se formulan como champú, gel y crema, entre otras presentaciones de uso tópico. Deben aplicarse diariamente, siendo conveniente mantener el tratamiento durante tres o cuatro semanas. Si bien la vía tópica suele ser la más adecuada considerando las características de la patología en cuestión, en determinadas situaciones (áreas extensas, recidivas, fallo del tratamiento tópico, etc.), la sistémica se convierte en la vía de elección. Por vía sistémica los fármacos más eficaces son ketoconazol, itraconazol y fluconazol, que pueden pautarse de diversas formas, aunque se prefieren las de corta duración. Compuestos como la griseofulvina o la terbinafina no son eficaces por esta vía. En cualquier caso, conviene que el enfermo sepa que las manchas blancas no desaparecerán hasta un nuevo bronceado y que se trata de una patología tendente a la recurrencia. Por ello, en individuos con importantes factores endógenos que los predisponen a dicha recurrencia, puede estar indicado el tratamiento profiláctico, que podrá instaurarse con ketoconazol 400 mg mensualmente o 200 mg tres días consecutivos, también mensualmente. Estos pacientes deben ser controlados durante un año.
Palabras claves:
  • Pitiriasis versicolor
  • Ciclopirox
  • Derivados azólicos
  • Terbinafina
  • Ketoconazol
  • Itraconazol
  • Fluconazol

Nuestro objetivo es ofrecer a los profesionales de la salud una actualización constante sobre la información científica basada en la evidencia necesaria en su actividad profesional. 

Cada semana, a través de nuestro News Letter, estará informado sobre los nuevos artículos-resúmen que se incorporarán a la Base de datos.